Italia rugiente.Umberto Lenzi y Tomás Milian delimitando el “poliziottesco”: Milano odia:la polizia non puo sparare/Roma a mano armata

El “poliziesco” se “es”, el “poliziottesco” se “está”. Es decir, supone toda una manera de hacer y de entender el “eurocrimen” o el “thriller” en general, una manera hiperviolenta y paroxística, llena de furia, demagogia e ideología resbaladiza. Visualmente sucio, hasta primario en sus más embrutecidas (embrutecedoras) entregas, permanentemente adictivo, totalmente inflamable y definitivamente carismático.

Un estupendo documental sobre el género producido por el programa de la RAI, “Stracult”:

Poliziottesco 1,Poliziottesco 3, Poliziottesco 4

milanoodia_01Vistazo a dos títulos representativos de la e(in)volución genérica y perfecta representación del talento y las maneras directas de ese estajanovista de la cámara que fue Umberto Lenzi, nombre básico del cine popular italiano, uno de esos artesanos que ponían su cámara apañada y su bien ejercitado oficio al servicio del producto que tocara explotar en el momento, saltando de las aventuras, al “SW” y luego al “giallo” o a los espías a lo Bond o a lo que tocase, un ejército bien entrenado de realizadores y profesionales que sostuvo el entramado industrial del cine europeo durante algo más de dos extraordinarias décadas.  Practicante de todas la variantes con títulos disfrutables en las lindes del ROMA AMANO ARMADA“giallo” ( especialmente sus “guarrigialli” con Carol Baker), entre las trincheras del bélico con “La brigada de los condenados” o entre las coordenadas pop del “fumetti” en “La máscara de Kriminal”, y fue desde luego contumaz cultivador del “poliziottesco” y en gran medida uno de los definidores del estilo, de ser contribuyendo a la buena salud comercial del género en particular y de“cinema bis” en general, ya que los éxitos en uno sitios repercutían en las demás producciones.

Ambos títulos suponen, además piezas notables de la carrera de un actor extraordinario como es Tomás Milián, convertido ya en habitual de Lenzi y adepto al sub-género, tanto en esta, su variante seria, como en la cómica, de llegada inminente con aquellos títulos popularísimos sobre su personaje de “Er Monnezza”. Creación propia que supone una especie de relectura contemporánea de los papeles de pícaro que el cubano inmortalizó en el “spaghetti-western”, sublimación del caradura buscavidas romano, simpático superviviente que se convertiría en “alter-ego” del actor y en auténtico fenómeno sociológico inaugurado en “Il trucido e lo sbirro” en 1976.

Una larga entrevista con Milian realizada por su propio hijo para la RAI, nuevamente “Stracult”:

Milian 1, Milian 2, Milian 3, Milian 4, Milian 6, Milian 7, Milian 8

Milano odia: la polizia non puo sparare: Lucha de clases al salir el sol

morric_enni_milanoodi_101b

Almost Human

Año: 1974

País: Italia

Fotografía: Federico Zanni

Música: Ennio Morricone

Guión: Ernesto Gastaldi

Reparto: Tomás Milian, Henry Silva, Laura Belli, Ray Lovelock

El mejor intento de entre sus no pocos “poliziotteschi” y probablemente la obra maestra de su filmografía. Principalmente por encontrar la energía del director el cauce de un guión soberbio y un personaje central apoteósico: Giulio Sacchi, sociópata de extra-radio, asesino compulsivo, desclasado total despreciado hasta por los propios delincuentes que durante los avasalladores primeros ocho minutos de metraje pifia un atraco tiroteando a un policía, primera de sus doce víctimas, provoca una huida con destrozona persecución automovilística (cogida por cierto de una película anterior de Sergio Martino, “Milán tiembla: la policía pide justicia” y reutilizada hasta en ¡¡tres! títulos distintos) y rapto de niño incluido y termina por recibir una humillante paliza de sus jefes.Esto le determinará a demostrar quién es el mayor sanguinario de Milán y el único suficientemente listo para burlar a la policía. Decidiéndose, en compañía de otros dos tarambanas a secuestrar a la hija del industrial para el que trabaja su novia, a la que encima chulea sin piedad.milanoodia

Violentísima e hiperbólica, con mención para  la brutal secuencia en la casa de campo con la que culmina el secuestro chapucero de la joven; el trío puesto hasta las cejas la persigue hasta una caserón donde se refugia, irrumpen en medio de una reunión de matrimonios y Sacchi decide humillar a los burgueses. Se desata el infierno (aterrador el rostro desencajado de Milian) entre violaciones, torturas, ejecuciones y un asesinato particularmente aberrante.MILANO~1

Acierta al acercarse con sagacidad y garra a la sombra del cine “gangsteril” americano, casi una (libérrima) revisión mediterránea, ideologizada (Lenzi cuela constantes referencias al origen proletario de Sacchi y pone en su boca excusas y atrabiliarias soflamas socio-políticas), colorista y urgente del “Al rojo vivo” de Walsh, que también se acerca a los márgenes estético/temáticos del gran novelista Giorgio Scerbanenco (por instantes late la pulsión febril de la poderosa “Milán Calibre 9), características con distinción que la alejan del pelotón más primario (y demagógicamente divertidísimo) del sub-género.AHuman3 Le falta un mayor contrapeso con respecto al personaje de Sacchi y a la interpretación superlativa que Milian (progresivamente demacrado y alterado) hace de el, mezcla de odio, inteligencia perversa, brutalidad sin conciencia y (auto) desprecio obtuso, que la que ofrece ese comisario incapaz de probar la verdad aunque la conozca sin dudas, al que presta su carisma gélido Henry Silva, un personaje muy desdibujado hasta su inevitable intervención final, obligado a salir del sistema para protegerlo,asumiendo la derrota moral con todas sus consecuencias. Frenética y estilosa, sucia y estilizada, repleta de momentos imponentes (la confesión de los crímenes a su novia, la escritura de la carta de rescate,…) y sobre todo permanece la creación de un protagonista aterrador que estomaga incluso a los propios criminales.

Un hombre contra la cuidad: Roma a mano armada

brtljstRoma a mano armata (Roma armed to the teeth)

Año:1976

País: Italia

Fotografía: Federico Zanni

Música: Franco Micalizzi

Guión: Dardano Saccheti

Reparto: Maurizio Merli, Tomás Milian, Arthur Kennedy, Maria Rossaria Omaggio, Ivan Rassimov

90 min.

“Roma a mano armada” es una mirada diferente sobre el género, menos elaborada en todos lossentidos (aunque igual de enérgica) y que además supone la incorporación a la filmografía de Lenzi y su primer enfrentamiento con Milian (los tres repetirían en “Il cinico, l’infame, il violento” en el 77) de Maurizio Merli. Estrellona del “poliziottesco” y “action-man” que había comenzado como suplente de Franco Nero y que sería fagocitado por su sempiterno personaje de comisario de hierro: inflexible, archiduro e incorruptible.

“The Merli Connection” documental producido por Noshame Filmes sobre Merli y sobre el género.

Merli 2, Merli 3, Merli 4

napf3

El resultado es un muy bronco “poliziottesco” sobre la abnegada labor de este amargado comisario contra todas las lacras de la ciudad, desde picoteros violadores en grupo, “ragazzi de vita” sin esperanza o macarras que mantienen drogadas a buenas muchachas. Un comisario ennoviado, para mayor demagogia folletinesca con una psicóloga policial bienintencionada que provocará la muerte de dos jovenzuelos por su blandura, obvio (y sonrojante) contraste con la justa intransigencia de Tanzi.300px-Roma_a_mano_armata_(gobbo_III)

En definitiva un “eurocrimen” en su más voceras, ambigua y estilosa versión, un film que en realidad carece de argumento, más allá de una tenue trama principal que subyace durante todo el metraje y que enfrenta al protagonista con un brutalizado hampón jiboso al que presta su inconmensurable talento el gran Tomás Milian ( tiparraco aparentemente ofensivo que dirige el crimen romano escudándose en la figura mítica de un cruel “gangster” marsellés), siendo más una cinta impresionista formada por “microhistorias” que repasan todos los males habidos y por haber a base de violencia mostrenca (violaciones, brutalidad policial, justificada claro, cabezas estampadas, etc…) y carisma cejijunto, estupendamente rodada y con momentos tremendos (ver como el comisario Tanzi obliga a “Il gobbo” (cuyas gracietas pareadas y su boca sucia triunfaba por todo lo alto y que fue reutilizada por el interprete para el ya mentado “Monezza”) a tragarse una bala no se olvida fácilmente), directa y sin florituras, aunque la persecución por los tejados deja unas imágenes bellísimas de Roma.Fabulosa banda sonora, una de las características más gustosas de los “poliziotteschi” y muy buenos actores de reparto, entre ellos el venerable Arthur Kennedy y el turbio ruso Ivan Rassimov, secundando al inefable Merli, actor monolítico con solo dos posiciones; cabreado o muy cabreado. Un film en definitiva muy representativo de un género que, más allá de la calidad individual de sus entregas supone una manera genuina de hacer y de entender el “thriller”, nacido de la explotación más rapacera y convertido en pura autenticidad intransferible.

Anuncios