Tonino Valerii dice que así se hacen las leyendas: Mi nombre es ninguno, idolatría, clasicismo y trompazos

La sombra apspaghetti-nobodylastante de Leone ha ocultado demasiados directores talentosos que tal parecieran no tener mayor mérito que la explotación vergonzante de los talentos del maestro, pero una mirada más desprejuiciada, o menos miope, hace aparecer una enorme cantidad de tonos y colores diferentes, un puñadomnn1bw5 de directores que amén de otorgar su verdadera naturaleza al “eurowestern” construyendo verdaderamente el género con sus aportaciones, revelan no pocos casos de auténticas personalidades y talentos genuinos. Entre ellos (gente como Corbucci, Sollima, Questi, Margheriti, Castelari, Lenzi…) siento especial debilidad por el heterodoxo talento de Tonino Valerii, curiosamente el que quizás más haya tenido que soportar el sobrepeso creador de Leone y eso pese a que su estilo es sin duda el menos influenciado, siendo un direc
tor mucho más interesado por el periodo clásico americano y que cuenta en su haber con una obra mayor, no ya del “spaghetti-western” sino del western en general como es “El día de la ira” una de las más agudas reflexiones sobre la violencia, el poder, el desencanto y la construcción de la personalidad jamás alumbradas por el género. ter11Descontando otros acercamientos como la notable y muy original “La muerte de un presidente” con Gemma investigando nada menos que un magnicidio inspirado en el de Kennedy, una pieza revolucionaria (y de comandos) como “Una razón para v
ivir y una para morir
” y por supuesto esta, “Mi nombre es ninguno” el film en el que Leone empuja a Valerii fuera de cuadro pese a que la dialéctica entre clasicismo y modernidad sea puramente “valeriiana” (tensión presente incluso en su único y estimulante “giallo” “Sumario sangriento de la pequeña Stefania”) y que la elegancia a de los mejores momentos de su realización refiera claramente al cine previo del director y no a la mucho más enfática y estilizada (y mucho más poderoso también) impronta de Sergio Leone. Aun así esto no implica no reconocer la labor del director romano como “gestador” del proyecto e incluso como casi co-director (la dilatación temporal de algunas escenas y cierta parsimonia interna llevan su marca) sino un intento de otorgar a Valerii (e incluso a ese extraordinario guionista y una de las personalidades en la sombra de la edad dorada del cine popular europeo que fue Ernesto Gastaldi) lo que en puridad le pertenece de este extraño “SW” profundamente cinéfilo, que reflexiona abiertamente sobre el fetichismo de la imagen a través la metatextualidad post-moderna.

La anécdota argumental es mínima: un otoñal pistolero deseoso de retirarse es perseguido por un admirador que desea convertirlo definitivamente en leyenda (y para ello, para transcender el héroe debe obligatoriamente morir, aunque sea de mentirijillas y escenificado e inmortalizado ante la cámara) en este interesantísimo y muy elaborado en todos sus aspectos aunque parcialmente fallido “eurowestern” de carácter casi experimental en su decidido intento de reflexionar sobre el cine, el mnin 1egénero y la ficción desde dentro de la misma y sobre el proceso de construcción los mitos populares sin olvidar ni la diversión, ni la aventura, ni la autoironía.

Confrontación/emparejamiento de dos estilos contrapuestos y finalmente complementarios, el western clásico y el nuevo “spaghetti bufo” popularizado por la saga “Tinidad”, que en sus mejores momentos resulta literalmente dos películas/estilos en una. Con las partes protagonizadas por Fonda filmadas e interpretadas con un modo estilizado y elegíaco de suma elegancia, mientras los momentos con Hill son rodados con las maneras impuestas por “spaghetti” del momento (uso de cámara rápida, “zooms” a mansalva, sonoras bofetadas, comicidad chusca,etc…) y en las que comparten ambos los estilos compiten por imponerse tratando el “presente” de infiltrarse en el “pasado” siendo así el desastrado Terence Hill el que trata de dirigir la trama desde dentro de la propia película.

Su personaje (representa) viene desde el futuro del género para dinamitar y reducir el pasado del mismo a lo esencial, el mito. No en vano su personaje es “ninguno” (nombre de resonancias incluso mitológicas, recordar que así o en su variante “Nemo” se hacía llamar Ulises cuando vencía con engaños al cíclope Polifemo al que Il_mio_nome_è_Nessuno_duellonadie/ninguno podía matar) ya que en realidad no pertenece a esta película sino a otro tiempo.

Muy bien interpretada por ambos actores, que saben mantener sus registros (y “looks”) opuestos permanentemente comprendiendo la disonancia que el invento pretende transmitir. Rodada poniendo sobre la mesa una gama de recursos visuales riquísima (a juego con su patrimonio conceptual)  que abarca de lo sofisticado a lo burdo, pero en la que por desgracia la (sana) ambición y la dificultad de la operación hacen que el artefacto chirríe y no siempre
funcione pesando unas partes sobre otras, ser a la vez una cosa y su parodia resulta demasiado dificultoso (lo mismo ocurre con los “Piratas” de Polanski por ejemplo). Con todo destaca por su originalidad e inteligencia, por su decidida densidad de ideas oculta bajo las disonancias y desde luego merece ser revisada y examinada, además Morricone firma una de sus mejores bandas sonoras, que ya es decir.

 

Anuncios

20 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Ya te lo comenté in mi blog, no me gusta esta película. Leone tuve su momento en la trilogía del dolar, pero después se torno demasiadamente arrogante. Valerii hice pelis demasiado preciosas para ser olvidado.

    1. Y tienes razón, por lo visto aquí no paró de mangonear ¡cómo si Valerii no supiera dirigir el solito!
      Es un film fallido y quizás demasiado ambicioso pero tiene un montón de ideas interesantes y como fracaso es de lo más hermoso. Todo un canto al género, quizás sin Leone molestando hubiera sido una gran película.

      1. Hubiera sido mejor, no tengo dudas!

  2. paco bas dice:

    Bastante fallida la película, aunque es interesante y entretenida, Agachaté maldito me parece muy superior, de todas maneras esta peli me parece más un producto de Leone ya que la idea fue suya y no se hasta que punto hubiese puesto empeño en que se realizará si al final se hubiera puesto el al mando. Como en el caso de Agachaté maldito película que no llegó a entender a los detractores de esta , la cual es muy interesante y esta repleta de grandes ideas que parecen terminar de desarrollarse en Erasé una vez en America a pesar de los anacrónismos o fallos de guión.

    1. Personalemnte me aprece un bodrio terrorífio y una película deforme. Rod Steiger es insoportable, Leone parece parodiarse a si mismo y como spaghetti revolucionario está a años luz del ¿Quién sabe? de Damiani o el díptico de Corbuci Salario para matar/Los compañeros.
      Leone era un genio absoluto y uno de los pocos directores que cambiaron la historia del cine, pero también un ególatra morrocotudo al cual le molestaba el éxito ajeno en terrenos que él consideraba de su exclusividad, así nace Agáchate, maldito (que tuvo que dirigir in extremis ya que solo pretendía producirla), El genio, que realizó el mismo Damiani o esta misma, donde Leone martirizó a Velerii con sus interferencias y malbarató el tono que este buscaba al imponer un mayor protagonismo de Terence Hill al que creía una baza comercial ganadora.
      Pese a escenas puntuales obviamente responsabilidad de Leone por planificación y ritmo la idea elegíaca y el clasicismo subyacente son genuinos de Valerii y conectan con otros de sus trabajos en el género y fuera de él.

  3. paco bas dice:

    no se una opinión es una opinión pero creo que Agachate maldito esta a la altura de las pelis de Corbucci que has nombrado sobre todo de la de compañeros solo que la de Leone quizás va más alla en su enfoque y parece más bien una sátira política sobre el terrorismo y la revolución decantando las ideas políticas sobre un ladrón ignorante y anarquista que se asocia con un improbable ex-combatiente del IRA que trata de suicidarse desde el principio de la película, yo los veo como una especie de Quijote y Sancho panza de la revolución mejicana. Otra cosa cosa curiosa de Leone, es que por lo visto solo se interfería con las decisiones de los directores en los westerns que produjo en cambio en los otros films que produjo las cosas fueron bastante bien y llegó a producir a Giuliano Montaldo según tengo entendido y a un amateur Carlo Verdoneen unas comedias italianas del tipo de las de Dino Rissi. A lo que voy es a mantener mi postura de que aunque es verdad que esos westerns hubieran sido diferentes, no creo que hubieran sido mejores como anecdota decir que el genio de Damiano Damiani fue robada y la volvieron a montar, toda la peli entera con tomas alternativas, ya que Leone fue por lo visto muy exigente en la producción y estaban siempre repitiendo tomas. Opino ante todo que tanto Valerii y Damiani eran buenos directores pero Leone era a veces demasiado excesivo en sus ideas que parecen comprometerle en Agachate maldito como una especie de anrquista ignorante. La verdad es que cuando vi por 1 vez agachate maldito me fascinó, fue la 1 que vi de el y siempre me ha parecido una peli muy rompedora aunque vista fríamente es una película muy irregular.

    1. paco bas dice:

      Pues sí curiosamente este debe ser el peor de los western de Valerii, los otros que nombraste en la critica son bastante mejores, quizás tengas razón en tus argumentos, pero dado la estima que tengo a Leone como cineasta me cuesta creer que el desbaratará el proceso de creación de Mi nombre es ninguno.

      1. Te recomiendo mucho el libro sobre Sergio Leone que Carlos Aguilar sacó para Cátedra hace bien poquito, allí se explica bastante el carácter de Leone en general y sus manejos en este film en particular.
        Básicamente todo nació de su fijación con el éxito de Trinidad. Leone se emperró en humillar aquel film que él consideraba un bodrio y que encima estaba producido por unos antiguos asociados suyos realizando, a su vez un película que fuera mucho más taquillera y mucho mejor. Lo segundo se cumplió, lo primero no. Por el camino se llevó a Valerii por delante.

  4. paco bas dice:

    Me gustaría añadir tambien que me parece una lástima que se haya quedado totalmente estancado el cine de género europeo ya que hasta bien entrados los 80 aú se hacia algo aunque mayoritariamente eran bodrios, creo que los últimos en hacer algo decente fueron Michele Soavi y Ruggero Deodato me gustaría saber que opinas al respecto o que sabes del hundimiento del cine B europeo, a favor del siempre triunfante blockbuster americano.

    1. A eso podría aplicarse o de “entre todos lo mataron y el solo se murió”.
      Es una combinación de hechos históricos, económicos, vitales…las cuestiones de televisiones, financiación y derechos tuvieron que ver, también el agotamiento de fórmulas cada vez más degradadas, la progresiva desaparición de los mejores autores…El público se cansó, los circuitos de distribución fueron desapareciendo (estas películas no estaban destinadas a cines de empaque o ni siquiera cines como los entendemos hoy, sino a salas de barrio, repertorio, cines de verano,…)
      Lo que no comparto es que hasta bien entrados los 80 se siguieran haciendo cosas decentes, a finales de los 70 ya todo se basa en excepciones y la pobreza estética se ha adueñado de todo, a lo cual se suma un sentido de negocio miserabilista en grado sumo.

  5. Duke dice:

    Mi nombre es Ninguno, a mi modesto parecer, me hace escupir bilis por las formas usadas. Simplemente creo que en este caso el fin (que tampoco comparto su tesis) no justifica los medios.

    Agáchate maldito también me produce úlceras en su primera mitad, principalmente por Steiger, pero en la segunda Leone parece por momentos un émulo de David Lean, y la cosa me sube enteros.

    1. Para mi el problema está en al indefinición, ni es totalemente una parodia ni un canto poético, sino algo en el medio que es a la vez extremadamente burdo y sorprendentemente sofisticado. Contra todo pronóstico lo burdo proviene de Leone.

      En Agáchate la cosa radica en una falta de preparación alarmante y en un rodaje penosísimo. Leone nunca quiso dirigirla (hasta se la llegó a ofrecer a Peter Bogdanovich)y la improvisación de toda aquella superproducción no sentó bien a su lenguaje, basado, precisamente en un control de los ritmos prodigioso.

      1. paco bas dice:

        En el comentario que me recomiendas el libro de Carlos Aguilar, cuando dices que estaba celoso de el exito de Trinidad, fue cuando decidió producir Agachate maldito o mi nombre es ninguno. A mi me parecen las 2 bastante parecidas, si es verdad que en Mi nombre es ninguno están más claras las intenciones. En cuanto a lo que dije que agachate maldito y erase una vez en america, tienen ciertos parecidos, es en los aspectos de la historia relacionados a la amistad y a la traición, con esos datos podría decirse que su ultima peli es una evolución de su manera de hacer cine. Me gustaría saber tambien si en el libro de Carlos Aguilar se documenta lo que hubiera sido su última etapa en la que estuvo a punto de hacer Stalingrado. Se algo de Sergio Leone porque leí algunos fragmentos de un libro Christopher Frayling, el cual tambien parece un gran fan como Carlos Aguilar que libro crees que es mejor.

  6. paco bas dice:

    Compañeros fue un año antes de Agachate maldito esa debió ser su influencia a parte de la de quien sabe de Damiani, Sergio Corbucci dirigió un western despues de compañeros con Vitorio Gasman que no he visto, sabes si guarda cierta relación con el díptico de Compañeros.

    1. Esta que dices con Gassman es ¡Qué nos importa la revolución! y no la he visto, la verdad. No tiene demasiada buena prensa y ya es abiertamente humorística.

      Mi nombre es ninguno nace como respuesta a Trinidad, claro está. El libro de Christopher Frayling aun o lo he leído pero por lo que parece es de un tono más biográfico mientras el de Aguilar resulta principalmente analítico. Que yo recuerde si se hable del proyecto de Stalingrado pero no de manera muy exhaustiva.

      1. paco bas dice:

        Gracias por responder, otra gente de otros blogs no suelen responder nunca y parecen algo prepotentes como si fueran eminencias del cine. Tienes bien montado el blog es bastante participativo.

  7. Belén dice:

    Adrián, ¿me dejas que enlace esta entrada? Me parece genial cómo abordas la relación Leone/Valerii.

    1. Por supuesto, querida, por supuesto. Eso ni se pregunta.

  8. Belén dice:

    ¡Muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s