El teatro del misterio presenta: Judex, escrita y dibujada por Georges Franju

judex4Judex

Director: Georges Franju

Año: 1963

País: Francia

100 min.

Fotografía: Marcel Fradetal

Música: Maurice Jarre

Guión: Jacques Champreaux, Francis Lacassin, George Franju

Reparto: Channing Pollock, Francine Bergé, Edith Scob, Théo Sarapo, René Génin

Sugerente film de Georges Franju (hay vida más allá de la excepcional “Los ojos sin rostro”) que constituye todo un intento de homenaje /reformulación de los seriales originales que Louis Feuillade entregó durante los años 10 del3293921017_ccfe82a8f8 siglo pasado con la fascinante Musidora como malvada némesis del enmascarado.

Se adscribe explícitamente en la admirable tradición de la narrativa “pulp” europea, en la que Franju reincidiría con “Nuits rouges“(1974 y conocida también como “Shadowman”), que tiene al villano o al anti-héroe como figura carismática y fascinante. El ácrata que lucha contra el orden establecido desde las sombras (pese a que esto esté rebajado en “Judex”) de la ilegalidad, un dinamitador del “statu quo”, individualista e invencible, enmascarado y desafiante; un hilo que une de modo sutilmente perceptible, al Fantomas de Allain, al Arsenio Lupín de Leblanc, incluso al terror amarillo representado por el Fu-Manchu de Sax Rohmer o al Dr. Mabuse de Jacques (y Lang), con el “V de Vendetta” de Alan Moore, pasando por los “fumetti neri” (Diabolik, Kriminal,Satanik, Sadistik que tendrían hasta versiones nada menos que en fotonovela…) de las hermanas Giussani o de Magnus & Bunker (Roberto Raviola y Luciano Secchi, Franju2respectivamente), cumbres de la cultura popular y la diversión inteligente, solo aparentemente inofensiva y en muchos caso profundamente revulsivas.

_008El justiciero a su pesar, maestro del disfraz y “anti-héroe de la ciencia” poseedor de una guarida hipertecnológica Judex, será personificado aquí por el fenomenal mago Channing Pollock (y horrible actor), célebre por su gran presencia escénica y por su especialidad: la magia con palomas. Decidido a cumplir una venganza en la persona del banquero Favraux que antaño se enriqueció con malas artes (como si hubiera otra posibilidad) y que ahora será castigado mediante un elaborado plan que incorpora: secuestro, sofisticada tortura psicológica y una lección moral en genral . Por el camino Judex se enamorará de la inocente hija de su víctima y judex malaencima tendrá que enfrentarse con una pérfida y sofisticadísima villana, interpretada de maravilla por Francine Bergé y sus mallas negras (que acompañadas de un icónico puñal remiten igualmente a la “Irma Vep” de “Les Vampires” y rebotan hasta la “Labios Rojos” de díptico de Jesus Franco con “las dos bellezas” y se retuercen en la reinvención de Olivier Assayas a mayor gloria de la hipnótica Maggie Cheung), y esquivar a un atontolinado detective que anda tras su pista todo dentro de una historia folletinesca, repleta de sentido del humor, maravillas, secretos familiares, peligros, hechizo y encanto, amén de cierto intelectualismo un punto molesto.

Filmada con una elegancia distanciada y un abuso de la casualidad en su historia (por otro lado natural  del género o de la escuela a la que se remite y 3044070689_4bdeca4e03homenajea) que perjudican a un conjunto, por otro lado, riquísimo en ideas de todo tipo y guiños mil, desde la planificación y las cortinillas del mudo o el modernismo en su vertiente decorativa (pasamanería intrincada, azulejados, papeles floreados, hierro forjado…) y arquitectónica hasta los ramalazos surrealistas como esa perturbadoramente erótica monja tumbada en la carretera que luce un puñal en el muslo y que no es otra que la “vamp” en plena exhibición de facultades._007

A Franju le falta apretar el acelerador del delirio y superar esa languidez en la realización además de que nunca logre sacudirse del todo el fastidioso deje de recreación, de artefacto cerebral de lirismo buscado frente a la magia inconsciente de los originales y de sus otras fuentes de inspiración, pero aun así deja momentos e imágenes inolvidables llenas de simbolismo y belleza puramente gratuita, como los esbirros trajeados escalando una pared como enormes insectos, la irreal pelea en los tejados entre Bergé y Sylvia Koscina 3299726339_4c3cd0fec3(“guest star” como artista de circo en perpetuo tutú), una de negro la otra de blanco, y sobre todo ese baile de máscaras de pájaro(momento homenajeado en “El abominable Dr. Phibes”, que dirigió en 1971 el excéntrico Robert Fuest) que refiere al universo de Max Ernst y en el que Judex irrumpe parsimonioso acompañado por el mágico vals que Maurice Jarre impone como tema principal, con una cabeza de halcón sobre los hombros (Favraux llevará una de buitre, claro) y una paloma muerta en la mano a la que hará revivir.


Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. John Space dice:

    No posee la elegancia de este _Judex_, pero acabo de ver _Fantomas_; le sobraba De Funès y le faltaba Marais/Demongeot, pero divertida puesta al día del pulp francés (anda que no daban de sí los 60). Y mérito tiene, ver a un señor mayor correr y nadar cual reportero de tebeo francobelga.

    1. Es simpática, pero a mi el defunesismo se me atragante. En todo caso personaliza con gracia la corriente bondesca de los 60 y reivindica la cultura pulp/pop nacional. De admirar, coñe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s