¡Megatón Ye-Ye!: Black Tight Killers, ¡pulp!, ¡crash!, ¡boom!, ¡bang!, el cine-tebeo de Yasuharu Hasebe

Ore ni sawaru to abunaize (Black Tight Killers)

Director: Yasuharu Hasebe

Año: 1966

País: Japón

87 min.

Fotografía: Kazue Nagatsuka

Música: Naozumi Yamamoto

Guión: Ryuzo Nakanishi según la novela de Michio Tsuzuki

Reparto: Akira Kobayashi, Chieko Matsubara, Akemi Kita, Mieko Nishio, Bokuzen Hidari, Eiji Go, Toshizô Kudô, Kan Nihonyanagi, Kaku Takashina

Juguetón debut del destajista Yasuharu Hasebe, director enrolado en la filas de la “Nikkatsu” para la que ejerció tanto de Seijun Suzuki de ocasión, como de viscoso cultivador del “roman porno” o del “violent pink” (que vienen a ser más o menos lo mismo) depravadete y abusador (hizo fortuna desde mediados de los 70 con una serie de exitosos títulos sobre violaciones, como suena) que cuenta entre sus créditos con la última entrega de la saga “Sasori” (en Navidades, en Navidades…) protagonizada por la irresistible Meiko Kaji, “Female Prisoner Scorpion: #701’s Grudge Song, 1973”, donde Hasebe introduce al mismo tiempo un lenguaje mucho más cercano al manga y una especia de crudeza verista que diferencia este título del resto de las entregas asombrosamente dirigidas por un inspiradísimo Shunya Ito y sobre todo con un par de capítulos de otra fundamental saga, la de las aguerridas chicas motorizadas “Stray Cat Rock” (pronto rugiendo por aquí), desopilantes delirios callejeros que dieron carta de naturaleza al “sukeban”, esto es: las historias de jovencitas pandilleras. En definitiva una invitación a conocer el reloco universo de un cineasta de la diversión emperrado en convertir la imagen real en material tebeístico a base de estética molona, chorrada “pop”, estilización hiperrealista y jeta pura y dura.

En este caso se afana con una historia delirante sobre un “gang” de chicas discotequeras a la búsqueda de un tesoro escondido desde la 2ªGM. Abracadabrante aventura en la que se ve envuelto sin comerlo ni beberlo un intrépido y guaperas periodista con aires de “playboy” castigador al que interpreta el divo juvenil (y que acabaría dando en estupendo actor) Akira Kobayashi. Introduciéndose así un personaje masculino curiosamente “bondiano” que acerca la película a los bien explotados filones que abrió el fenómeno taquillero del superespías inglés en la década de los sesenta a través de simpáticas y desvergonzadas variaciones (toda la escuela del “spionesco” italiano y europeo por extensión) y parodias, desde el infaliblemente “cool” Flint de James Coburn al no menos fardón y todavía más irónico Matt Helm que inmortalizase el gran Dean Martin.

El resultado es un burbujeante combinado “chic” de estiloso aspecto, repleto de imaginativas soluciones visuales robadas la mitad de ellas del arsenal de Seijun Suzuki, (¡pero qué importa!) y de sus nociones sobre la reinvención cinematográfica del “pulp”. “Bolsicine” estilizado hasta lo indecible en virtud de un tratamiento del color con unos fondos convertidos en escenarios monocromáticos, donde el vestuario ( cada una de ellas está asociada a un color y al igual que las superheroínas llevan disfraz y tienen personalidades secretas, pero se dedican al crimen o al menos viven al margen de la ley , lo que curiosamente las conecta más con el universo del “fumetto nero” que con el “comic-book” norteamericano) o las armas de las protagonistas (memorable el ataque con un palo y una pelota de golf desde una azotea), los jugueteos “op art” de la escenografía, el frenesí bailongo y los prestamos del lenguaje y la gestualidad de la viñeta caminan siempre en la misma dirección: la consecución de un mundo paralelo en el que todo es posible, un universo alternativo de extraña coherencia interna en el que cualquier chaladura funciona con la lógica aplastante de la más pura ficción escapista.

No faltan, claro, ese melodramatísmo tan típico y rasgos de la extraña pasión por sacificio casi como obligación cultural y por supuesto unas gotas de reivindicación nacionalista, uno de los rasgos habituales del cine popular japonés de la post-guerra y ocupación en el que los villanos serán una panda de falsarios y traidores occidentales que se ríen con carcajadas de conquistador de mundos tras engañar con malas artes a los buenos japoneses pero que ineludiblemente terminarán por ser derrotados por el héroe de turno, una afirmación de la identidad y un discurso de orgullo tan primario como efectivo y que encima casi puede verse como la versión virada en negativo de los años del “terror amarillo” encabezados por el Fu-Manchú de Sax Rohmer.  Por si no fuera bastante, Hasebe no se olvida ni del erotismo, no especialmente descarado todavía pero siempre un punto retorcido (no hay más que ver a la enamorada en apuros atada, un clásico, y en ropa interior presa de una elaborada trampa mortal) y de un sentido del humor al borde de la autoconsciencia. Lástima que no se les de más cancha a las chicas ninja en beneficio del heroico maromo, pero aun así un puro tebeo en descacharrante acción real. Diversión sana y psicodelia desbarrante entre colores ácidos y dosis masivas de “garage” y “hard bop“.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Esto no me lo pierdo… tiene pinta de ser una delicia pop tan descacharrante como entretenida. Y sí, es cierto: a primera vista parece que bebe más del fumetto nero que de los americanos. Habrá que echarle un ojo.

    Como siempre, maestro zape, un primor de crítica.

    1. esbilla dice:

      ¡Hombre!, un gusto tener otra vez trasteando por aquí. En fin, ya sabes que esto del cine es muy agradecido; pones un par de chorradillas con cierto estilo y ya parece que sabes.
      En serio, no te la pierdas, este hombre es una fuente inagotable de diversión acelerada e hipohuracanada. Una versión indocumentada e incosciente del talente dadá de Seijun Suzuki. Curiosamente sus trabajos se pueden encontrar bastante bien, prueba en surrealmoviez (que es mi sitio preferido de todo el internet).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s