Días del pasado pasado: El viaje fantástico de Simbad, cine fuera del tiempo.

Antes de entrar en la tercera y última entrega de la entrevista con el sensacional Carlos Aguilar, dar un nuevo descanso a la misma con idéntico objetivo que el anterior sobre ese imponente Revólver de Sergio Sollima, ofrecer un complemento que hable sobre alguna de las películas tratadas, intentando una especia de empaquetado coherente que redondee el acontecimiento, conformando una lectura total. La elección era obvia, tenía que ser una película con John Phillip Law, un homenaje tanto a un actor como a una manera de entender el cine. La resolución se limitaba a dos títulos, Diabolik y El viaje fantástico de Simbad, por representativos y por memorables. Diabolik tendrá que esperar porque aparecerá por aquí en otra forma: enfrentado mano a mano con Kriminal, para habla de lo pop, el espíritu de los 60, los supervillanos, la belleza y la pura anarquía, ahí es nada.

Así que aquí están Simbad, la chicha, el mago y Ray Harryhausen. Todos ellos representando no a una película, sino a una concepción del cine totalmente desaparecida, es más ya estaba desaparecida en la época, por eso El viaje fantástico de Simbad es tan especial, era ya un anacronismo, un imposible.

Dirigida por el artesano Gordon Hessler, amanuense poco brillante aunque con alguna cosilla agradable de ver centrada en el periodo en el que la AIP cormaniana y la entrañable Amicus (esa Hammer del pobre) anduvieron mano a mano, aquí se encuentran trabajos como Scream and scream againg! y The oblong box, ambos de 1969 y reuniendo al venerable Vincent Price con glorias del calibre de Christopher Lee y Peter Cushing (Price también protagonizó en 1970 Cry of the banshee que no conozco pero que cuenta con defensores y no tiene mal aspecto) o un título tan maldito y bien rescatable como Murders in the Rue Morgue, rodada en España y con el protagonismo de Jason Robards y Herbert Lomb, nada menos. En cualquier caso Hessler se limita en El viaje fantástico de Simbad a orquestar con cierto buen gusto  una fantasía oriental llena de amor por el género y sense of wonder , pero sobre todo a no malgastar el estupendo material que tiene entre manos, dejando a Harryhausen hacer su magia y lucirse con sus indescriptibles trucajes y monstruos descabellados más allá de la imaginación.

De tal manera Harryhausen, que es el verdadero artífice de todo el invento (lo que la convierte además en una verdadera película de “autor”) como lo fue de la anterior y también esplendida Simbad y la princesa de 1958 (poco después, en 1963, Byron Haskin pondría en pie Las aventuras de Simbad otra de las obras mayores del género repleta de ideas antológicas, soluciones increíbles y un delirio escenográfico/temático de difícil descripción) y como lo será de la siguiente y totalmente plana Simbad en el ojo del tigre ya de 1977 (film exangüe y olvidable solo revisitable por la intervención de este fenómeno de la historia del cine) compensa sobradamente la falta de verdadero genio de Hessler en la realización con una labor estética e imaginativa con los monstruos en stop-motion (el homúnculo, el mascarón de proa cobrando vida, la diosa Kahli combatiendo a Simbad con sus múltiples brazos, el híbrido de cíclope y centauro, etc..) sublime, logrando no solo la proeza técnica de la interactuación, que al final es lo de menos una habilidad mecánica y de planificación virtuosa, sino algo muchísimo más grande; la total y absoluta suspensión de la incredulidad, la rendición sin condiciones del público a la hecho mágico de que en ese momento todo ese posible y cualquier cosa puede suceder, a partir de aquí el asombro.

Por si fuera poco tras el divertidísimo y muy ágil guión anda una personalidad tan dotada para el pastiche y el ingenio como Brian Clemens, guionista en jefe de la mitiquérrima serie sixties The Avengers y libretista de una obra maestra de la rotundidad de Doctor Jekyll y su hermana Hyde (que no me canso de mencionar y recomendar), además de director también de un clásico menor de la Hammer de los declinantes 70 como fue Captain Kronos (1974), una especie de Errol Flynn contra los vampiros por completo seductor. En conjunción con lo divertidos diálogos de Clemens y su buena mano para dibujar personajes con carisma de tebeo estilizado, John Phillip Law despliega todo su encanto como el mejor Simbad posible, aunando al pícaro y al héroe, filósofo de gramática parda y aventurero al que  solo deseas acompañar por los cuatro vientos y los siete mares. Junto a semejante personaje la rotunda belleza de Caroline Munro y un archivillano de altura genialmente interpretado por Tom Baker, un pérfido y maldito mago que cada vez que hace uso de sus poderes, pierde poco a poco la vida envejeciendo de golpe, un malvado casi trágico, fatalista.

Una joya que hay que ver y disfrutar con inocencia y espíritu lúdico (lo que ni significa simpleza ni falta de inteligencia), parcialmente filmada en Mallorca (la pequeña cala de Sá Calobra conserva todavía hoy un encantamiento del que resulta difícil sustraerse una vez se ha visto y gozado este film), fotografiada con brillo y con un score de Miklos Rosza insuperable, energético, orientalizante y repleto de aventurera fanfarria y tan fuera del tiempo como todo el espíritu de la película.

El viaje fantástico de Simbad (The Golden voyage of Simbad)

Director: Gordon Hessler

Año: 1973

País: Gran Bretaña/Estados Unidos

101 min.

Fotografía: Ted Moore

Música: Miklos Rozsa

Guión: Brian Clemens

Reparto: John Phillip Law, Caroline Munro, Tom Baker, Douglas Wilmer, Martin Shaw

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Lulis dice:

    Cojonuda reseña de cojonuda película. Para mí, la mejor de Harryhausen, con Jasón y los Argonautas.

    1. esbilla dice:

      Agradecido y coincidente.Jasón es otra joya que merece mayor difusión. Añadiría Simbad y la princesa a la ecuación y remataría volviendo a recomendar esas Aventuras de Simbad que es una delicia donde el delirio no tiene final.

  2. juan-man dice:

    Recuerdo varias películas metidas en un mismo saco mental, el de ese cine anacrónico de la infancia. Este Simbad, Jasón, El tiempo en sus manos, La ciudad de oro del capitán Nemo… Tengo que revisitar todas ellas, pero desde luego forman parte de lo que para mí era todo un subgénero en el cine de aventuras: el de las películas matinales de TVE2 en vacaciones. Como tales, todas tienen para mí un valor especial, la verdad.

    Como te prometí por ZN, te resumo la experiencia naschy: le dirigí en el corto “La duodécima hora”, realizado al alimón con un antiguo compañero de universidad, y fue una gran experiencia, la verdad. Tanto en esa ocasión como en un par de encuentros posteriores, fue en todo momento un hombre extremadamente amable, colaborador, muy consciente de sí mismo y de su mito, sí, pero dispuesto a prestar ese mismo mito a la obra de quien quisiera de verdad contar con él. En nuestro caso fue tan sólo un pequeño papel en un corto de tono documental, pero que dotó al resultado de mucha más fuerza de la que habría tenido de otro modo. Te pego los links de youtube (está en dos partes):

    Si lo ves, ya me contarás qué te parece. Queda, si imdb y naschy.com no me engañan, como su último trabajo estrenado en vida en pantalla grande, aunque se rodó antes que algún otro.

    1. esbilla dice:

      Muy agradecido lo veré hoy mismo y ya te diré.
      Esas mismas pelis a esa mismas horas las veía yo, por las mañanas y por las tardes, no me perdía una, cantidades ingentes de aventuras, peplum, spaghetti-western…un cine alucinante que como puedes ver me dejó marcado. Lo que oocurre es que, como tú, las mezclo todas en el recuerdo y de muchas soloq uedan imágenes poderosas que me sorprendo al redescubrir ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s