“I’m sick and tired of all the nice girls”: Drácula y las mellizas, vampiros de carne y sangre. Erotismo, depravación y puritanos, la Hammer de los 70 era una locura.

Carne (y sangre) para la máquina con un film irresistible: Drácula y las mellizas. Uno de los más formidables y enloquecidos títulos de la decadente Hammer setentera y al mismo tiempo trabajo mayor de John Hough, director injustamente olvidado y que cuenta con una aportación al fantaterror de verdadera calidad y personalidad. Además de esta Twins of Evil, es el firmante de la magistral La leyenda de la mansión del infierno (1973), cumbre del subgénero parapsicológico de “casas encantadas” con unos sobresalientes Roddy McDowall y Gayle Hunnicut. Pero aunque ya solo un film de semejante poderío justificase su estatus de director de culto, cuenta con un buen puñado de trabajos a rescatar y reivindicar desde Testigo Ocular en 1969, una ejemplar intriga paranoica protagonizada por Mark “Oliver” Lester como un imaginativo niño que contempla el asesinato de un político en Malta y que será luego acosado sin piedad entre la incomprensión general, hasta Incubus ya en 1981 con Cassavetes al frente de una historia de posesiones satánicas y asesinos en serie de lo más desmelenada y estrafalaria. Pasando por un par de producciones para la Disney como la entrañable La montaña embrujada en 1974 (y su muy inferior secuela Return from the witch mountain en el 78) o Watcher in the Woods en 1980, otra rareza fantasmagórica (que no he visto) que comparte con este ciclo la presencia mitómana de viejas glorias como Ray Milland y  Bette Davies, unidas a otros habituales del cine de género del caché de Christopher Lee, Carroll Baker o Donald Pleasence. Incluso, saliendo de los márgenes del género dos filmes tan curiosos como La isla del tesoro (que lamento no haber visto), un insólito proyecto de, al parecer, gran fidelidad al original que terminó dirigiendo a medias con el italiano Andrea Biachi en Yugoslavia, con Orson Welles personificando a Long John Silver y la descabellada Objetivo:Patton (1978), un thriller de historia-ficción y espionaje a lo Chacal que especula con la posibilidad de que Patton fuera asesinado tras la 2ªGM y que se apoya en un realización dinámica al máximo y en un reparto tremendo que reúne a John Cassavetes, Sofía Loren, Max Von Sydow y George Kennedy como el célebre general.

Bueno, ahí queda un pequeño paseo por lo más señalado de una filmografía repleta de sorpresas y olvidos del que, en esta ocasión rescato una lejana demanda de la afición que sirve para dar otra vuelta a esa última etapa de la Hammer que significó todo un final para una manera única y definitivamente perdida de entender y mostrar el horror.

En este caso John Hough pone su talento al servicio de un guión escrito por Tudor Gates, guionista de la esencial serie pop The Avengers que fue junto al gran Brian Clemens animador y dinamizador de la casa del terror en la época a base de infiltrar ideas desmelenadas, erotismo rebuscado y refundaciones de mitologías de todo pelaje, haciendo del pastiche inteligente y descarado, figura de estilo.

En esta ocasión el enfrentamiento entre un lúbrico vampiro y los puritanos ultrarreligiosos cazabrujas del cercano pueblo (cuya vestimenta negra con capote y pañuelo blanco al cuello les iguala estética y cromáticamente), con el campo de batalla de dos bellas y pimpantes hermanas, una viciosa y bien dispuesta, la otra recatada y virginal que el malvado quiere corromper. Habitual y equivocadamente tomada como un capítulo más del ciclo “Carmilla” que fue propuesto con arreglo a una estética del vampirismo lesbi en desabillé y vaporoso camisón en dos títulos no demasiado memorables: The vampire lovers en 1970, salvable gracias al elegante oficio de Roy Ward Baker y a la subyugante presencia de Ingrid Pitt y esa fruslería que fue Lust for a vampire, un exploit sin gracia ni salero burdamente dirigido por el, notable, guionista Jimmy Sangster con la carnal (y nula interpretativamente) Yutte Stensgard y Ralph Bates dando algo de interés en un repulsivo y excesivamente corto papel. La realidad es que no comparte (afortunadamente) ninguna característica ni tonal ni estética con ese díptico, más allá del componente sáfico expuesto a lo bruto, e incluso Carmilla resulta ahora una “presencia”, una especie de pathos que sobrevuela el relato. De hecho el asunto central gira en torno a los intentos de resurrección por parte del Conde Karnstein, interpretado con cierta prestancia y apropiada perversidad (pero también con escaso carisma) por Damien Thomas, uno de eso actores que se propusieron como relevo de la vieja guardia.

Como siempre en la Hammer, y en los setenta con el doble de explicitud, el vampiro es una figura simbólica que dinamita una cerrada comunidad de moral pacata a base de sexualidad libre y depravación por doquier, con el añadido (o la ampliación) de esa contraposición entre religión y paganismo como elementos represor y revolucionario respectivamente.  Hough se deleita y exagera hasta lo (agradecidamente) hiperbólico los elementos eróticos típicos del estilo (la gemela vampirizada mordiendo a una de las víctimas femeninas en un seno, desnudos a mansalva de las nada mojigatas mellizas Madelaine y Mary Collinson, que comenzaron su estrellato en Playboy, masacrados en la versión española) aumentando los violentos de acuerdo al gusto de los tiempos (rojísima y espesa sangre por ríos, decapitaciones,…), entregando un título divertidísimo y por completo excesivo que se ajusta a la perfección a sus maneras barrocas y cuenta además con un Peter Cushing grandioso como obsesionado puritano que se dedica a masacrar inocentes mientras el verdadero mal se pasea delante suyo y una breve intervención del siempre especial (y “jessfranquiano”) Dennis Price, amén de que las Collinson están para morderlas y que la banda sonora de Harry Robinson es una delicia.

Drácula y las mellizas (Twins of Evil)

Director: John Hough

Año: 1971

País: Gran Bretaña

87 min.

Fotografía: Dick Bush

Música: Harry Robinson

Guión: Tudor Gates

Reparto: Peter Cushing, Mary Collinson, Madelaine Collinson,Damien Thomas, Dennis Price, Isobel Black, Kathleen Byron, David Warbeck, Harvey Hall, Alex Scott

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. A mí siempre me ha hecho mucha gracia esta película, y tú la has retratado muy bien!

  2. Hombreee! Alguien más que revindica al bueno de John Hough, además con uno de mis títulos predilectos de la última etapa Hammer. La tira de años que la ví por primera vez y las veces que la he revisado siempre con deleite. Las Collison, efectivamente, están para morderlas y la puesta en escena resulta de una elegancia proverbial. Curioso el uso que de Cushing hace Hough, dinamitando la imagen cándida que se tiene del actor y regalándole un ambiguo personaje que el gran caballero británico, por supuesto, no desaprovecha.
    Posiblemente me la vea por enésima vez en honor a tu reseña.

  3. esbilla dice:

    Pues agradecido a los dos, a mi también me parece una de las más divertidas y desmelenadas de toda la etapa setentera, y los es tanto por el ingenio de Tudor gates como por la excelente mano de Hough, que supera con mucho todos lo intentos vampíricos coetaneos.

  4. Lulis dice:

    También a mí me gusta esta película, y La leyenda de la mansión del infierno. Pero también es verdad que Hough tiene cada bodrio!

    1. esbilla dice:

      Eso es una verdad como una catedral!, pero es lo típio de los directiores “bis” de esa época: trabajaban en lo que le hechaban y eso pues…tiene esas consecuencias.
      La leyenda… es una obra maetra y yo, personalemente, reivindico mucho Testigo ocular, una pequeña joyita que vi hace años en video y nunca más he podidi encontrar.

  5. John Space dice:

    Una locura, pero también una muerte en cierto modo digna. Híbridos tan divertidos como _Legend of the Seven Golden Vampires_ así lo prueban.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s