(012) Enero 1ª Quincena / 11

01/01/2012. Prince of Persia: las arenas del tiempo, Mike Newell, 2010, USA

Fantasía oriental al gusto ruidoso del presente (sobremontaje, puesta en escena arbitraria, música en cada esquina, guionistas multitudinarios…) que, de manera coherente a tantas ficciones americanas post-11S, se deja leer como un perífrasis de la invasión de Irak y sus espurios motivos. Fuera de esta característica, y como estricta ficción aventurescolegendaria, no llega a molestar gracias a la ligereza general de tono, especialmente cuando refiere a los tópicos del cine de aventuras, a un diseño de producción lustroso, a sus simpáticos personajes secundarios, al atractivo (físico) de sus héroes o a algún puntual acierto de puesta en escena;  aunque esto  tampoco  sostiene unos  116  minutos desfallecidos en su último acto, pese a lo repetitivo de su estructura o los engorrosos momentos de explicación que de tanto en tanto puntean la trama y en los que algún personaje se dedica a explicar lo que pasará, a contar lo que acaba de pasar o a recordar lo que ha pasado. Llena de peripecias que se agolpan en lugar de continuarse o complementarse es, en definitiva otro de esos ejemplos de películas que son su propio tráiler.

01/03/2012. Mary, Abel Ferrara, 2005, USA-Francia

Ferrara penetrando, de nuevo, en los terrenos multiformes del cine-ensayo y la docuficción (o autoficción, directamente) con un film hijo de la angustia post-11S, lleno por tanto de dudad y búsqueda que intenta transcender a través de la convergencia entre la fe y el humanismo. Ahí es nada. Ferrara se entrega a un juego de espejos donde, formalmente, convergen formatos/texturas y  dramáticamente distintas experiencias vitales (un periodista en crisis vital, un cínico director de cine, una complicada actriz que encuentra la gracia) con otras tantas reflexiones telógicas. Es un film que, con la mayor facilidad, cae en lo pretencioso pero también ahí en él una rara honestidad y desde luego es capital para comprender a Ferrara como cineasta a la deriva.

01/05/2012, The gladiator, Abel Ferrara, 1986, USA

Encargo televisivo asumido por Ferrara con plena conciencia del oficio, de aquella todavía no se pensaba autor, y solventado como una serie b directa y agradecida de ver. La cual, además, le permite trastear con la evocación de cierta estética de los 50 traída al presente y reincidir en la temática del vigilantismo con tono de cómic más o menos estilizado. El veterano televisivo Robert Culp y la deliciosa Nancy Allen dan cierto caché ejerciendo de secundarios para el taciturno anti-héroe encarnado por Ken Wahl, un actor atractivo y estoico que mereció algo más de suerte, peses a tener una buena carrera en la televisión de los 80. Por lo demás un telefilm bien hecho, con algunas ideas atractivas casi de western y un villano abstracto, un implacable coche negro preparado del cual Tarantino tomó buena nota para Death Proof, de razonable atractivo. Algo de denuncia sobre los peligros de la conducción temeraria, algo de subcultura de los coches y horrible banda sonora AOR.

01/06/2012. El asesino anda suelto, Budd Boetticher, 1956, USA

Un, en apariencia, apocado cajero participa en el robo de su sucursal. En medio de la refriega en que se convierte la detención uno de los policías dispara contra su mujer accidentalmente matándola. Obsesionado con causarle el mismo daño se fugará de la cárcel unos años después. Un thriller contrarreloj dominado por el estilo conciso de Boetticher y la presencia de Wendell Corey como uno de los más espeluznantes asesinos jamás vistos (la larga secuencia en la casa de su antiguo sargento en la campaña del Pacífico resulta de una tensión y una violencia crispantes), genialmente diseñado, con el complemento exterior de las gafas, e interpretado con perturbador hieratismo. Una suerte de aterrador oficinista de la puerta de al lado. Muy seco en su conjunto, con un empleo de escuela del fuera de campo y la habitual audacia para la elipsis de su director.

01/06/2012. Toy Story 3, Lee Unkrich, 2010, USA

Cierre del tríptico, ya generacional, Toy Story  que prolonga con perfecta coherencia y buen gusto la historia general de las dos anteriores entregas, es decir el proceso de crecimiento y maduración paralelo del dueño de los juguetes y los espectadores.  Se incide en los contornos oscuros y sentimentales (u poco demasiado buscando la lágrima) pero sin perder el asombros sentido del ritmo ni la riqueza de detalles (gags, caracterizaciones, …) característica de lo mejor de la producción Pixar. Un mimo que nace desde el guión y se extiende a todos los apartados de la producción y ejecución, memorables personajes inclusive.. Un tanto aparatosa por momentos, brilla en su nervio narrativo y en el fenomenal acabado, de luminosa alegría.

01/08/2012. New Rose Hotel, Abel Ferrara, 1998, USA

Ferrara, desde las cumbres de la autoría, divaga, con la excusa de una adaptación del pope del cyberpunk William Gibson, sobre la impersonalidad  intercambiable del espacio, la geografía y las relaciones en un futuro que es un ahora de ciudades, hoteles, ropa y gestos elusivos y minimalistas. El armazón (sic.) es una abstracción del thriller de espionaje (sección industrial orientalófila, modernidad obliga) donde un par de veteranos freelance se ven atrapados en su propia operación para robar a un científico. Pretenciosa y afectada al completo, con unos veinte minutos finales de recapitulación fragmentaria que entran en la categoría de tortura, poco queda más allá de su machacona idea del mundo-pantalla, esa hipermodernidad asfixiante tan traída y llevada hoy, del buen hacer de Willem Dafoe (Christopher Walken, por el contrario, está pasado de si mismo) o del placer que pueda suponer la contemplación de la viciosa plenitud de Asia Argento.

01/08/2012. WALL•E, Andrew Stanton, 2008, USA

Deliciosa comedia ternurista inyectada de aventuras y slapstick que luce los mejores aspectos del cine animado Pixar, atención al detalle, magnífica caracterización de los personajes o narración cristalina (y puramente visual) dentro de un envoltorio deslumbrante en lo técnico (asombra el tratamiento de las texturas de la imagen, en especial durante su primer tercio terrestre, el color o los acabados en general) aunque de cierta blandura sentimental, ritmo atropellado a partir del segundo acto y alguna repetición (todo ello en cierto modo característico de los títulos Pixar también). Agrada su voluntad ecologista y su clasicismo cinéfilo, en cierto modo encarnado en su desarmante protagonista, mixtura de ET, Cortocircuito, Chaplin y los adorables cacharros del Bruce Dern de “Naves Misteriosas”, film con el cual guarda más de un sorpresivo parentesco. Cine ingenuo pero que no toma nunca a sus espectadores por idiotas. Y menos a los niños.

01/09/2012. The driller killer (El asesino del taladro), Abel Ferrara, 1979, USA

Primer largo de Ferrara surgido de una aleación cutrelux entre el testimonio de la escena artística de la No Wave neoyorkina de los últimos 70, la captación al natural de la degradación humana de la ciudad y el exploit sanguinolento de otros éxitos del slasher a la moda. Todo con la excusa de la angustia creativa de un torturado pintor (Ferrara himself pero con pseudónimo) convertido en sus raptos de locura en vengador nocturno taladro (con batería) en mano.  Cine de “hazlo tu mismo”, visceral y acre, feísta por necesidad. Un desquiciado fresco situacionista donde se anuncian obsesiones y formalismos que resulta árido de ver hoy día por sus excesos divagantes y su carencia absoluta de ritmo. Así y todo es un film-documento de interés y tanto la apertura como el cierre son memorables.

01/09/2012. Juego peligroso, Abel Ferrara, 1993, USA

Espeso psicodrama (dentro de otro psicodrama y reflejando un psicodrama) atacado por Ferrara trae el éxito de “Teniente Corrupto”, que si bien es una de esas ideas que se lanzan solo cuando se está en la cumbre, la autoindulgencia y la impudicia  emocional ya se sabe, no carece de una honestidad escabrosa que la convierte en un testimonio de la verdad de un creador en un determinado momento de su carrera. Ferrara plantea (o re-plantea ya que mucho de este cine-ensayo sobre el proceso de creación y las dudas estaba ya en “Driller Killer” y sobre las que volverá de forma y formato muy similar en “Mary”) su singular cine personalista, egocéntrico incluso, (no es rara la parición sorpresiva de Werner Herzog) pero reflexivamente áspero en base a texturas y formatos divergentes, algunos invasivos como la cámara de vídeo, dentro de una película en clave: donde todos los personajes/actores son trasuntos de si mismos y de otros haciendo lo que hacen ellos mismos y esos otros. A veces es hermosa como mirar un derrumbe, otras insoportable de tan exhibicionista.

01/12/2012. El poder invisible, Robert Parrish, 1951, USA

Buen policial, de ciertas concomitancias con alguno de los títulos del Anthony Mann de los 40 pero de mucho menor barroquismo formal, sobre un agente infiltrado en los puertos de Nueva York  para destapar una red criminal con extensiones incluso en la policía.  Cuenta con soluciones originales y otras un tanto rocambolescas parcheadas con estilo directo, atmósfera de violencia y un sensacional conjunto de actores masculinos, todos de ejemplar rudeza física y auténtico carisma; nada menos que Broderick Crawford, como protagonista, Ernest Borgnine, Richard Kiley o el gran Neville Brand. Parrish es un director al cual merece la pena mirar más de cerca.

01/13/2012. El rey de Nueva York, Abel Ferrara, 1990, USA

El culmen de la primera etapa, digamos b, de la carrera de Ferrara y uno de los mejores filmes de su filmografía en general. Es un “la historia hasta ahora”  de su aprendizaje en todo tipo de trabajos de encargo, televisivos o de bajo presupuesto, tal y como es el presente, desde la cual no solo se hace esa labor de recopilación (estilos, interpretes, tono, temáticas…) sino que se propone una clásica historia de auge y caída, en este caso un jefe criminal dispuesto a redimirse mediante obras para su ciudad, sublimada por la mirada católica del director. La cual se entremezcla aquí con la sobria profesionalidad que ha ido adquiriendo dando lugar a un thriller directo, seco y violento que evoca con limpieza a la serie b clásica sin dejar de ser un perfecto ejemplo del noir tardo-ochentero. A la vez verista y estilizada, obsesivamente nocturna y de mayor sofisticación de lo aparente en su concisión, es, en el fondo, otra fábula de barrio con anti-héroe existencialista, un genial Christopher Walken arrollando con su estilo fluido y a la vez hierático, enamorado de una mujer inconquistable: la ciudad de Nueva York. Muy bien rodada, a excepción de un espantoso decorado en Chinatown usado para un no menos espantoso tiroteo, y formidable equipo de secundarios: Laurence Fishburne, David Caruso, el gran Victor Argo, Paul Calderon, Wesley Snipes, Giancarlo Esposito, Steve Buscemi…

Anuncios

19 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Roy Bean dice:

    Menudo atracón de Ferrara te has pegado. Tengo ganas de ver ese Boetticher para ver como se las apaña en el Thriller.

    Un saludo
    Roy

    1. Pues si señor. Y todavía me quedan un par que quiero ver, The blackout y Go-Go Tales, pero voy a descansar unos días de él.

      Boetticher firmó unos cuantos “negros” allá en su época más puramente b de los 40, antes de la independencia y de sus westerns con Scott (y sin Scott). Merece la pena descubrirlo también. Cosillas como Escape y the fog tienen su gracia. Esta de El asesino anda suelto es puro ritmo y emoción, con un villano antológico.

  2. Belén dice:

    Está hecho un experto en Ferrara. A mí me atraen las de Christopher Walken y Harvey Keitel. Pero sobre todo el Boetticher y Parrish. La de Toy Story es divertida.

    1. El rey de Nueva TYork se la recomendaría a cualquiera, es un thriller clásico de auge y caída pero filtrado por al personalidad de un Ferrara especialmente entonado. Las otras dos son material árido, bueno… New Rose Hotel es un coñazo a secas.

      1. John Space dice:

        Como adaptación de William Gibson, ?es New Rose Hotel mejor que aquel curioso pero chorra Johnny Mnemonic?

      2. Hay que tener en cuenta que lo de Ferrara prácticamente fue escrito por Asia Argento sobre la marcha, con diálogos y situaciones improvisadas a tutiplén.
        Por otra parte no he leído el relato de Gibson.

  3. Anónimo dice:

    Muy de acuerdo con tus opiniones sobre los Ferraras, concretamente New Rose Hotel, Juego Peligroso y Mary me parecen obras bastante menores, pero de la misma manera que las dos primeras me llamaron bastante la atención por distintos motivos (NRH por su aséptica estética y una Asia Argento que lo rompe, JP por sus juegos de espejos y que tiene olor a autobiográfica) la segunda me dejó muy indeferente y mira que el reparto y el tema podían haber dado mucho de sí. No sé si es la primera vez que vas a ver Blackout, pero espérate al Ferrara más chirriante y excéntrico, aunque no tengo un mal recuerdo de su visionado.

    Toy Story 3 y Wall-E dos joyas y la primera tiene un cierre tan memorable que una cuarta parte sería un sacrilegio por muy buena que fuera.

  4. Soy el último anónimo, que me he logeado malamente al escribir el mensaje.

    1. Es que tiene usted manos y mente en lugares donde no debiera.

  5. Es culpa de la Argento newrosehotelera, que está muy encamable.

    Pd: Espero que esté yendo viendo el ciclo del amigo Abel. Sería cojonuda una pequeña crónica cuando finalice, si no es mucho pedir a su persona.

    1. Como mucho intentaré ordenar lo contado el otro día. El ciclo va funcionando (el otro día llamó una señora para decir que solo se ponían películas de drogadictos y que la única que le había gustado era Fantasía) pes a que Gijón está un poco revuelto a cuenta de los tristes asuntos festivaleros.

  6. John Space dice:

    ?Qué hay de Teniente corrupto? El mismo año que la vi, vi también La mirada de Ulises; y claro, así la de Ferrara salió perdiendo…

    1. Yo La mirada de Ulises ni la he visto ni la veré. Se sale de mis intereses. Por otra parte no creo que el cine y las películas sean una competición. La del griego es un film-ensayo sobre el devenir de Europa, la del americano un seco policial redentorista. No se pueden comparar, todo en ellas es distinto.

      1. John Space dice:

        !No me decepcione! Los cinéfilos deben/debemos/debéis comer de todo.

      2. Eso es una falacia y un imposible. Lo que hay es que conocer lo que se pueda, tener ciertas nociones generales que sirven de orientación y/o prevención. La mirada de Ulises la conozco y no me interesa, es material para otra gente. Lo cual no quita que si algún día tengo tres horas para dedicarme a mirar la pared las emplee en esta película en particular, aunque lo dudo bastante.

  7. A mí me encantó La Mirada de Ulises de Angelopoulos, es una joya con una belleza pictórica desarmante y de una cadencia que enamora. Por cierto, la vi en una (ecléctica) sesión doble con Antropophagus (Gomia: Terror en el Mar Egeo) de Joe D’Amato. Ahí es nada.

    1. Me alegro de tus tragaderas. Es de ese tipo de películas que lo mismo da que duren 180 minutos que 20.

  8. plared dice:

    La mirada de ulises, es una tomadura de pelo por cierto. Y volviendo al rticulo, el rey de NY y el funeral, me parecen el mejor ferrara. Aunque esa especie de delirio vampiril con ínfulas intelectualoides que es The addiction, tenia ciertos aciertos. SAludos

    1. Sumaría a esas Teniente Corrupto. El funeral hace mucho que la vi y tengo cierta prevención en revisarla, un mal pálpito con ella. Me ha sorprendido, en cambio, Ángel de venganza, que se mantiene mucho mejor de como la recordaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s