(2012) Abril / 7

01/04/2012. Pim, pam, pum…¡Fuego!, Pedro Olea, 1975, España

En el Madrid de la inmediata posguerra la historia, trágica y sórdida, de una corista intentando sobrevivir entre el amor ingenuo de un joven maquis y la dependencia de un estraperlista viscoso, mezquino y sin escrúpulos. Apoyada con honestidad en dos de las mejores interpretaciones de las carreras respectivas de Conchita Velasco y Fernando Fernán-Gómez supone uno de los grandes trabajos de su director, quien sobre un guión de Rafael Azcona, que supura crueldad y verismo amén de retratar con agudeza tiempo histórico y mentalidades/necesidades, esquiva  cualquier posibilidad de folletín, cristalizando en un melodrama criminal desolador,  implacable. Elegante en cuanto a puesta en escena, con una luz distintiva de los trabajos de Olea durante el periodo y su habitual habilidad para la reconstrucción de época nada subrayada.

04/04/2012. Un hombre llamado Noon, Peter Collinson, 1973, España-Italia

Heterodoxo eurowestern que, siendo malo, acumula rasgos exóticos que levantan el interés. Pese a ser de producción italoespañola y estar rodado en Almería adapta un relato del escritor norteamericano Louis L’Amour bajo dirección del británico Peter Collinson, tan rebuscada e inconsecuente como el él era habitual, y pretende remitirse al western americano de la época pero desde unos parámetros de estilización y delirio europeos. El resultado es disperso, híbrido, tanto como su reparto o la banda sonora de Bacalov, que tan pronto cita (copia) a Bernstein como a Morricone.

11/04/2012. La fuga de Segovia, Imanol Uribe, 1981, España

Loable ejemplo de film carcelario realizado sobre la realidad española contemporánea, la huida en 1976 de un grupo de presos de la entonces ETA Político-Militar del penal de Segovia, que pese a su aparente coartada política prefiere mirarse en el espejo de la monumental La evasión de Jacques Becker. Así se formaliza como una pieza minuciosa, lacónica y sobria, donde el naturalismo de la acción prima sobre el psicologismo o la reflexión histórico-política. Se permite cierto suspense y apuntes críticos y/o testimoniales que enriquecen un conjunto aguerrido, con excelente reparto de carácterísticos y extraña pero muy efectiva banda sonora.

22/04/2012. Un método peligroso, David Cronenberg, 2011, GB

Más un film de Jeremy Thomas que uno de Cronenberg donde al contrario que en anteriores incursiones en universos de qualite el cineasta no logra imponer un sentido del delirio que desactive, desde el interior y no desde su pulida forma, siempre ascética, la naturaleza del invento. Más sosa que gélida, más superficial que clínica, sobredialogada y con un tratamiento digital que delata la escasez de presupuesto y encima convierte la imagen en todavía más plana con sus excesos luminosos.  Apenas algún buen detalle de puesta en escena (desde el uso del primer y segundo plano a la fijación clásica en su filmografía de retratar a los personajes dándonos o dándose la espalda), o una formidable banda sonora de Howard Shore, engarzados en una estructura psicoanalítica que vertebra el relato. Por lo demás cierto deje socarrón de no creérselo del todo, el carisma de Fassbender, el esfuerzo de Keira Knightley o la aparición de Cassel en su habitual papel de fauno. Mortensen, en cambio, lamentable.

22/04/2012. La casa del diablo, Ti West, 2008, USA

Curioso ejercicio de nostalgia, honesto y elaborado en el sentido en el cual no pretende solo un facsímil superficial del tipo de fantaterror de bajo presupuesto que ofrecía el cine americano en el excelente periodo entre finales de los 70 y primeros 80, sino mimetizar ritmo interno, soluciones formales de puesta en escena e incluso ingenuidad carente de toda ironía. Un ejercicio de apropiacionismo  sin distancia posmoderna.  En sus momentos más logrados, todos en el primer y segundo tercio del film, la sensación es que West recoge el género (y el mundo) en el punto en cual se había quedado en 1982, como si nada hubiese pasado después. Elegante en cuanto a realización, realizada con muy pocos medios y con una actriz protagonista encantadora (además del concurso del gran Tom Noonan) termina por malversar parcialmente sus propias reglas, revelando de paso que la idea de base necesitaba mayor elaboración en otros aspectos para no llegar exhausta a su escasa hora y media. Como juguete tiene gracia, pero pocas pilas.

24/04/2012. Cop Hater, William A. Berke, 1958, USA

Primera aparición de los chicos del distrito 87 creación de Ed McBain (esto es; Evan Hunter) y en consecuencia un policial seco, escéptico y pesimista con algunas de sus características tamizadas por el hecho de ser un film independiente de bajo presupuesto y otras amplificadas por esta misma razón. Algo monocorde pero sólido, con una interesante valoración de la violencia y buenas interpretaciones  de un grupo de rostros luego reconocibles por sus trabajos en cine y televisión (de Robert Loggia a Jerry Orbach, de Vincent Gardenia a Gerald S. O’Loughlin) avanza el tono de títulos como el “Madigan” de Don Siegel a través de una mirada cotidiana, humana y amarga sobre el molde del police procedural.  Todo lo cual la convierte en una pieza de interés dentro de la producción neoyorkina de la época.

30/04/2012. Encuentros en el fin del mundo, Werner Herzog, 2007, USA

Primer encuentro personal con los diarios de Werner Herzog en forma de documentales alucinados. Lo prosaico y lo cósmico se igualan bajo un prisma donde cabe la ingenuidad y el humor, la excentricidad y la ternura, la curiosidad y el absurdo. Desmañado pero de rara belleza plástica, quizás porque nace precisamente de la espontaneidad, o de la idea de la espontaneidad, que termina en poesía más cercana al cine fantástico que a cualquier otra cosa; una suerte de ciencia-ficción documental low-fi. Al efecto del conjunto colaboran dos factores esenciales: por un lado el genuino sentido de la aventura del realizador y por otro su locución, particularísima en todos los sentidos, y que redondea la experiencia con su tono entre estoico y perplejo.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Roy Bean dice:

    A mi es que ese Herzog me tiene hipnotizado, sólo alguien como él puede hacer esas cosas. Fue mi película del 2009.
    Yo creo que ya he visto ese Cronemberg, pero si te digo la verdad no recuerdo nada absolutamente, y es que ni leyendo tu reseña me suena, y estoy segurísimo que la he visto.

    Saludos

    1. Es que es para hipnotizar, y para alucinar también. Quiero ver La cuefva de los sueños perdidos, eso tiene que ser mucho.

      DE la de Cronenberg tampoco es que te pierdas gran cosa, la verdad. Se deja ver pero…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s