(2012) Junio 1ª Quincena / 7

Mother, Bong Joon-ho, 2009, Corea del Sur

Regreso de Bong Joon-ho al thriller tragicómico que sin alcanzar la inagotable catarata de estímulos y la perfección de estilo de Memories of Murder ofrece una buena muestra de su singular aleación de melodrama,  folletín, esperpento grotesco y relato criminal desde un profundo sentido del patetismo. Parte del hallazgo del cadáver de una joven que la policía carga a un muchacho retrasado. Su madre será desde entonces el detective improvisado que revelará las miserias de la comunidad e incluso las suyas propias. Aunque tarda demasiado en arrancar, está estupendamente interpretada y rodada con gran elegancia, resulta siempre chocante, con constantes cambios de registro, incluso dentro de la misma escena, y con un irrefrenable gusto por frustrar al espectador en su perpetuo movimiento entre los extremos de lo cómico y lo dramático.

03/06/2012. Sherlock Holmes contra Moriarty, Alfred L. Werker, 1939, USA

Segunda de las 14 apariciones del gran Basil Rathbone como Holmes y del entrañable Nigel Bruce como atontolinado Watson y  una de las mejores,  gracias a su atmosférica combinación de ambiente victoriano, sentido del humor, capacidad delirante y resolución plástica entre intensas sombras y planos expresionistas. Con una lucha final en la torre de Londres inolvidable entre el detective y su némesis, el profesor Moriaty, un genial George Zucco todo malevolencia despiadada y diálogos afilados. Adaptaba una obra de teatro e incorporaba a Ida Lupino en un rol de dama en peligro. Divertida de principio a fin.

05/06/2012. Las aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio, Steven Spielberg, 2011, USA

Indianajonesca adaptación del personaje/universo de Hergé donde se impone el frenesí por encima de cualquier otra consideración llegando al punto en que uno puede preguntarse si es posible entretenerse demasiado. Nada se está quieto nunca, ni personajes, ni narración, ni encuadres… un perpetuum mobile de estímulos que se solapan los unos con los otros amenazando con anular la capacidad de asimilación, o quizás demandando un nueva. Primoroso en cuanto a técnica y plástica – en especial un tratamiento de la luz y el color que llenan de matices la línea clara y con la suficiente estilización en las figuras como para no alcanzar el valle inquietante-  supone el regreso de Spielberg al universo del serial hiperbólico donde Tintín es una excusa, pese a los guiños incrustados aquí y allá, y los personajes se mueven en un medio de normas físicas particulares, algo que puede llevar aquí al extremo gracias a la animación. Deliciosos títulos de crédito, aunque de claras similitudes de diseño y música a los de la excelente Atrápame si puedes.

07/06/2012. Los corsarios del Caribe, Eugenio Martín, 1961, Alemania-Italia-España

Típica producción aventurera de los primeros tiempos de la edad de las coproducciones que venía a ser un versión sin espíritu ni mayor gracia de los emocionantes y suntosos filmes de realizados en Hollywood veinte años antes para Errol Flynn o Tyrone Power. Si en otro tipo de géneros la mezcla de ingenio industrial, descaro artístico y espíritu de tebeo logra suplir la diferencia de presupuesto muy pocas veces fue este el caso del cine de piratas. Eugenio Martín (Jean o Gene según país coproductor) se defiende como puede en su segundo largo, mostrando pocas de sus futuras y mejores características como profesional. El resultado es formulario y aburrido, animado por un muy buen personaje, desaprovechado,  de pirata con secreto que oculta su identidad bajo una máscara de cuero. Por lo demás Helga Liné guapísima y Tip de puritano rubio. Exótico, al menos.

08/06/2012. Luz de gas (Gaslight), Thorold Dickinson, 1940, GB

Lo que en la versión de Cukor es glamour decadente y sensualidad atmosférica en esta primera versión inglesa aparecía como sadismo victoriano y seca opresión, muy en consonancia al estilo “negrótico” de los filmes británicos de los primeros cuarenta, mixturas de melodramas criminales y cuentos fantasmagóricos saturados de perversiones, crueldad y humillaciones de clase, sociales, sexuales, personales…. Directa y concisa, algo estática en algún momento, quizás por estar más apegada al texto teatral, pero con constantes aciertos/atractivos de dirección (el amenazador desequilibrio del encuadre durante el clímax) la completa una interpretación genial de Anton Walbrook, villano hasta la médula, pero con estilo.

13/06/2012. Stranger on Horseback (El jinete misterioso), Jacques Tourneur, 1955, USA

Con su extraña pátina producto de la filmación en el exótico sistema Ansco Color este segundo de los tres (más o menos) westerns que Tourneur filmó con Joel McCrea no desmerece en absoluto. No ya por integrar lo mismos temas con perfecta coherencia y usar al actor principal como figura simbólica de una idea de la decencia americana -dura, lacónica, imperturbable-codificada a partir de su físico, movimientos y vestuario (al estilizado modo de la gran dupla Boetticher/Scott); sino por suponer un ejemplo de concisión, fluidez y sustancia contenidos en poco más de una hora.  Soberbio plantel de secundarios, de la mítica Miroslava a los enormes John McIntire y John Carradine, sentido casi místico de la puesta en escena y bella simplicidad en todas las decisiones.

14/06/2012. Teenage Monster, Jacques Marquette, 1958, USA

“Weird West”  con coartada de ciencia-ficción y desarrollo trágico entorno a un desdichado monstruo, su abnegada madre y una mala jovencita ambiciosa y manipuladora, la nada desdeñable Gloria Castillo. La película, una microproducción de dos duros, rezuma ternura por el diferente y cierto desparrame melodramático dentro de un conjunto tirando a folletín doméstico. Simpática y bobalicona.

Anuncios