Redescubrir Britannia: Historia del cine británico (vv.aa.)

Entrevista con los autores en Neville

Copia de britanico

La culpa de todo la tiene los cahieristas. Cuando Truffaut, en sus papel de joven dragón, ácido y desafiante, dijo aquello de la incompatibilidad entre los términos “británico” y “cine” estaba mandado a toda una cinematografía futura al rincón de las “últimas a reivindicar”. El cine de la Hammer, como representante totalizador y reduccionista del horror británico, la comedia Ealing y el Free Cinema, la que podría ser, salvando muchas distancias, la versión de la Nueva Ola francesa parecían ser, y en una escala mucho menos la segunda de ellas, los únicos puntos de luz en mitad de un mar de vaguedades y nombres propios.

Emeric Pressburger y Michael Powell
Emeric Pressburger y Michael Powell

A veces el cine británico aparecía, repuntaba, en el escalafón crítico con la revisión de singularidades, los Powell & Pressburger que Llorenç Esteve, autor aquí, monografió para Cátedra o el interés crítico-comercial de cineastas, disímiles pero coetáneos, como Ken Loach, Mike Leigh, Stephen Frears o Terence Davies. Incluso Irrupciones modernas como las de Guy Ritchie y su casi gemelo Matthew Vaughn despertaron el interés, pero nunca el suficiente como para escarbar y ver que había tras ellos, que hormigueaba en Inglaterra sin traspasar fronteras.

Con puntuales excepciones –el mencionado trabajo de Esteve, el extraordinario trabajo de Asier Aranzubía sobre Alexander Mackendrick, el excepcional tomo de Quatermass dedicado al fantástico británico, el volumen sobre el Free Cinema editado entre el IVAC y el Festival de Cine de Gijón dentro de su retrospectiva sobre los “Nuevos Cines”…- la superficialidad ha sido la norma. Y con ella la mayoría del cine británico ha quedado oculto, subterráneo, con unas personalidades y unos lugares comunes repetidos como mantras: Shakespeare, el melodrama de época, el buen gusto, la contención formal y expresiva… o en su lado contrario el compromiso social, el realismo…

John Grierson
John Grierson

Es un mérito mayor que una obra que tiene el valor de abarcar desde los inicios del cinematógrafo hasta anteayer sea la que, además mire ese submundo y lo descubra. El resumen limpio, claro, ordenado y expuesto con pulcritud y sabiduría que los autores –Christian Aguilera, Natalia Ardanaz, Llorenç Esteve y Tomás Fernández Valentí- realizan sobre el continuo del cine inglés resulta inapelable. Pero lo que me admira, lo que me hace hundirme en este libro es que no solo se detengan minuciosamente en analizar momentos y movimientos clave para entender Inglaterra y su cine, su idiosincrasia y su estética, sino que tenga tiempo como  para descender tan profundo que se encuentre con nombres de cineastas secretos como los de Bill Douglas, Barney Platts-Mills, Alan Clarke, Peter Walker, Bryan Forbes o Michael Reeves.

En conjunto todo el amplio espacio dedicado al cine silente, a la década de los 30 y a la inmediata posguerra es mi favorito, de nuevo por esa cualidad iluminadora e incluso por el arrojo de limitar otras partes más, digamos comerciales, a favor de estas, sustanciosas e inexploradas en su gran mayoría. Ese es el caso de la nuclear (e influyente) escuela documental entre la preguerra y la posguerra, sobre la cual Natalia Ardanaz firma un ensayo superlativo, del ciclo Spiv, los Wide Boys como punto cero del cine criminal moderno británico, su fundación de estilo, o del melodrama gótico-escabroso de la productora Gainsbourgh, todo un proto-Hammer en su tratamiento crispado de las relaciones de clase.

John y Roy Boulting
John y Roy Boulting

Remarcable, e indispensable en una publicación contemporánea, incluso en una tan clasicómana en cuanto a estilo como esta, es la voluntad de sus autores por no encerrarse en una burbuja de cine y solo cine. Las películas y su evolución/historia está observada como un aparte integral de un desarrollo político-social y artístico, imposibles de desligar ambas, y en el volumen se da un tratamiento transversal que no orilla, sino que coloca en primer plano, la influencia de la literatura, los movimientos económico-político-sociales y la formidable cultura pop británica. Sin olvidar el trasvase, tenso y fecundo, de cineastas norteamericanos a suelo inglés y viceversa.

Los cuatro autores, repartidos en diversos temas/ensayos permeables los unos a los otros, enmarcan en Historia del Cine Británico una búsqueda de la identidad expresiva, de la singularidad que cuenta, por igual, esas historia del cine y una mayor, complementaria, como es la de un país que dejó de ser Imperio. Uno sale de este libro sabiendo lo que no sabía y queriendo más, sale lleno de anglofilia, habiendo descubierto una cinematografía pero que desconocida: malconocida.

Pocas pegas se pueden poner, la verdad, a una obra que cumple por igual como volumen de consulta, enciclopédico y como obra minuciosa, al microscópio. La única, quizás, lo feo de la portada; pero incluso esta ofrece una curiosa, nada aleatoria, rima con la contraportada: en la primera un Laurence Olivier dibujado, hamletiano, británico a más no poder… y en su lado negativo Daniel Craig, neo-Bond, crudo y estiloso al tiempo, puro cool britannia para el Siglo XXI, el del nuevo nacionalismo, el de los superhéroes ingleses.

Michael Caine y Bryan Forbes
Michael Caine y Bryan Forbes

ANGLOESBILLA

Nota: la Filmoteca de Cataluña proyecta desde el día 18 de Marzo un ciclo dedicado a la historia del cine británico.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. John Space dice:

    Con permiso. He visto tu crítica a El enigma se llama Juggernaut en FilmAffinity. La acabo de ver y a mí también me ha gustado mucho. Nada como la flemática profesionalidad de los ingleses para una historia como ésta, sin excesos hollywoodienses. Magnífico Harris luchando contra una máquina infernal.

    1. Me entusiasma, más que nada porque parte de un molde nada atractivo, la peli de catástrofes con reparto all-atar, y la convierte en un thriller contrarreloj bastante original y con sentido del humor (negro). Es una joya que está demasiado olvidada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s