Regímenes del mundo: pudríos. Alguien voló sobre el nido del cuco.

Dossier Milos Forman en Cinearchivo

one-flew-over-the-cuckoos-nest-1975-poster-03

La expresión hierática y los ojos como dos puñales de hielo de la enfermera Ratched son los tanques soviéticos entrando en Praga en la primavera de 1968 para borrarle al socialismo checo su rostro humano.

Los hielos oculares de la enfermera Ratched, su sadismo de funcionaria, representan el triunfo total y completo de la abolición de la individualidad. Pero a la vez tiene un algo maternal siniestro, una quietud tranquilizadora: representan el no pensar, el no sufrir, el no decidir.

Los ojos de la enfermera Ratched garantizan la estasis del pensamiento, poner todo lo que eres, lo que fuiste y lo que podrías ser en suspenso. Te quitan todo lo bueno, pero, de algún modo también te quitan todo lo malo. Invitan al vacio, a la comodidad de la nada donde ya no hay que preocuparse por que los narcóticos en forma de pastilla o de ideología te mantienen en el mínimo funcional, o incluso, si eres lo bastante afortunado, por debajo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La novela de Ken Kessey está determinada por sus propias experiencias con el LSD, una droga para expandir la conciencia. La película de Milos Forman lo está por las suyas con el comunismo soviético, una droga para contraer la conciencia. En ambas, pese a su diferente punto de vista, se trata de trascender el sistema mediante una rebelión personal que conduce, obligatoriamente, a la mutua destrucción asegurada.

Kessey cuenta su historia desde los ojos del jefe indio, coloreándola con fugas psicodélicas al pasado mítico de Norteamérica, no como país, sino como territorio. McMurphy, visto con ojos alucinados, es una criatura extraña, perturbadora y ambivalente. Una cuña en la rueda, arenilla en el engranaje que debe de ser triturada.

McMurphy, en realidad es un tipo mucho más mundano. Es un pícaro, un superviviente, que prefiere hacerse pasar por loco que entrar en la cárcel por un cargo de violación. Desconoce que el manicomio es el último desagüe del Sistema y que está diseñado específicamente para la destrucción de la voluntad: es un carro de combate panóptico. Vigilar y castigar, que escribía Foucault; vigilar y castigar, “una verdadera empresa de ortopedia social” (1), destina a nuestro bien, a nuestro control y nuestra salud. Así el Sistema será un individuo por todos nosotros y ya no tendremos que preocuparnos y se nos quedará la sonrisa bobalicona de Danny de Vito o la mirada de los cien metros de Vincent Schiavelli y todo nos dará igual, porque lo hacen por nuestro bien, porque la enfermera Ratched se preocupa por ti y por mi y por todos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Forman seguramente quería hacer aquella película seguramente más que ninguna otra en toda su vida.  Reescrita a partir de un texto teatral que a su vez adaptaba la novela de Kesey cambiando el punto de vista a favor de McMurphy, el outsider, el peligro para el Sistema, el individualista capaz de inventarse un partido de beisbol, un tipo con la cabeza tan dura que solo iban a poder limpiársela y dejarla reluciente abriéndosela.

Antes Forman tuvo rodó en Estados Unidos, Juventud si esperanza, que era una película checa deslocalizada, que sintetizaba sus trabajos anteriores desde Concurso hasta ¡Al fuego bomberos! Mientras contemplaba, perpleja, las particularidades sociofamiliatres de los Estados Unidos de los primeros 70. Recuperaba estilos, tropos, secuencias completas, caracteres, de sus películas anteriores y los adaptaba a la medida del humorista Buck Henry conformando un extraño híbrido que es, en puridad, su última película checa.

Alguien voló sobre el nido del cuco es, en cambio, el eslabón perfecto: sigue siendo una película checa, casi se diría su particular ampliación de ¡Al fuego bomberos!, una comedia grotesca, pero es a la vez, una película norteamericana, que trasciendo ese elemento checo en virtud de un abierto lirismo, que en su ya legendario final alcanza una dimensión épica.

La forma apenas varía con respecto a su cine previo. Forman se mueve en el caos, en el naturalismo tumultuoso y polifónico, en todo caso depurando el estilo que había utilizado en Checoslovaquia, confundiéndolo, pero no haciéndolo desaparecer, en los modos del cine norteamericano de mediados de los 70, tendente a la suciedad y la crudeza, desglamourizado.

big_thumb_009a2d6ed26143560ecb8de8290631bf

El individuo y el individualismo son la conexión directa de Forman con los Estados Unidos, con su mitología de los hombres libre y la tierra de los valientes. McMurphy es el mediador evanescente del que habla Slavoj Žižek y que está en el centro mismo de tantos relatos y tantos héroes del western, mitos fundacionales de un nación por lo tanto. Una fuerza violente y catártica que llega, agita y desaparece pero que da el impulso suficiente para avanzar y liberarse, para arrancar de cuajo un urinario o lo que fuese y lanzarlo contra una ventana enrejada abriendo en ella un boquete.

Dice Forman en una entrevista para el documental A Decade Under The Influence que eso era con lo que soñaban todos los jóvenes checos, con lanzar algo contra las alambradas, literales y metafóricas, lo bastante pesado y absurdo como para tirarlas abajo. Cuando el Jefe arranca esa descomunal pieza de baño recubierta de maermol, que ha adquirido entre los internos una categoría mítica, realiza al tiempo un acto trascendente y uno surrealista, uno que atenta contra las leyes físicas y contras las del Sistema: hace lo imposible y lo que no debe hacerse, destruye la propiedad y la realidad, provocando una factura en ambas por las cuales escapar… o regresar, también y en cierto modo, al paisaje legendario de América como tierra de libertad. El Jefe, al compás de la enigmática música de Jack Nitzsche, desaparece en el vasto espacio de la idea de América que todavía perduraba (o regresaba, también y en cierto modo) durante unos 70 inmediatamente post-Vietnam donde la ética del individuo frente al Sistema cobraba un valor de afirmación y búsqueda de las raíces.

big_thumb_ccd00a84d810226c3d62377aaeb102a7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s