Hombre-Ley: notas sobre Wichita.

41212

La imagen en contrapicado y la música épica acompañan la entrada de Wyatt Earp/Joel McCrea en pantalla. Ha llegado a la película desde la lejanía, desde el paisaje, desde otro lugar. Los vaqueros que lo esperaban y ahora observan están sentados en el suelo. Wyatt Earp/Joel McCrea gentilmente desciende a su altura. Los vaqueros lo traicionan esa misma noche, cuando dos de ellos intentan robarle y el resto no hace nada por evitarlo. Pueden estar a la misma altura física, pero nunca lo estarán a la moral.

El enfrentamiento tiene lugar en las tinieblas. En el cine de Tourneur, lo heredado o lo compartido con Val Lewton, la sombra revela la verdad. Más adelante, Wyatt Earp/Joel McCrea proyectará su sombra contra la puerta de la mujer que intenta amar. No hay futuro para ambos; la sombra siembre estará allí. Wyatt Earp/Joel McCrea lleva una camisa rojo oscuro. El color dice violencia, la gestualidad dice calma. Los vaqueros y el extraño se citan en Wichita.

Hay una idea mágica instalada en la película: Wyatt Earp/Joel McCrea ha nacido para forjar La Ley. Aunque no quiera lo hace; La Ley es su único propósito y razón existencial. Es el antihéroe fatalista del noir en reverso: el caos le atrae para ordenarlo.

Tal vez su calma sobrenatural provenga de esta característica. La puesta en escena de la violencia es fantasmagórica. Wyatt Earp/Joel McCrea accede al centro de la misma y esta se detiene, decelera hasta que toda la velocidad de esa violencia se disuelve. Si dice que algo se acaba, simplemente se acaba. Wyatt Earp/Joel McCrea no es solo el hombre  que parece capaz de hacer lo que dice: es el hombre que hace lo que dice. “- No cambio mis métodos y no renuncio”.

wichita

Su presencia es deseada, pero su estancia no. Su territorio es el de la contradicción: la ciudades necesitaban un preciso equilibrio en la cantidad de violencia que procesaban. Wyatt Earp/Joel McCrea termina con toda ella y desequilibra la balanza. Es un hombre separado de la sociedad, aparte, pero no por la inadaptación violenta o melancólica de los héroes del western; sino por que sobrevuela a esa sociedad. Su estatura moral, su rectitud, es inalcanzable. No es tampoco un hombre épico, ejemplar; más bien un pedazo de mármol moldeado por forma humana; La Ley encarnada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s