(016) Mayo / 12

MPW-59805

Modern Romance, Albert Brooks, 1981, EEUU

Sátira sentimental donde Brooks se toma a sí mismo (o a una versión siempre narcisista, maniática y obsesiva) como objeto de estudio, ofreciendo un análisis ácido e implacable de las relaciones. Minimalista en estilo y discurso, con un notable sentido de la (auto)observación, del patetismo y el humor embarazoso, se compone de viñetas/variaciones dentro de una estructura circular que acoge fugas a la burla (farsesca) de la industria del cine.

1200

Los odiosos ocho (The Hateful Eight), Quentin Tarantino, 2015, EEUU

Cuento de Navidad del Oeste, fábula fundacional donde a la concordia se llega por la aniquilación total, teatro de sangre finalmente. Escenario descarado, puesta en escena de la puesta en escena, composición cristalina, autor que interrumpe su propia obra y la manipula desde dentro, recursos caprichosos para un cine-capricho que es relato y es política. Comedia grotesca, esperpento entre cabrones, pudor o impudor en la violencia según quien la reciba, manos ensangrentadas y risotadas, mentiras y construcciones, narraciones dentro de narraciones, oralidad e imagen. Arquetipos y lenguaje, blancos, negros, ocres y manchas de color vivo que son señales. La cosa como si la hubiese escrito Stephen Crane o Bret Harte, un misterio a puerta cerrada dentro de una estructura musical, de solistas, dúos, tríos, coros y contrapuntos.

border

La frontera (The Border), Tony Richardson, 1982, EEUU

Thriller-denuncia que parece fugado de principios de los 70 y aterrizado en principios de los 80, de ahí su extraña tensión interna entre aspereza y estilización, entre relato de personajes y lugares e historia de genero(s). Apreciable cundo se centra en los primero a base de breves escenas y desvaído cuando lo hace en los último, mezclando policial, western fronterizo e incluso acción. Abocetado, desenfocado al final, con Nicholson como hombre honesto al borde de todo, enfrentado a una cultura al completo y con una virginal (con niño incluido) joven mexicana como última esperanza.

178_01

Un uomo in ginocchio, Damiano Damiani, 1980, Italia

Damiani otra vez sobre las estructuras del sistema mafioso, sobre la parasociedad. Palermo documental y Giuliano Gemma como hombre atrapado, conducido a la humillación y la destrucción. Un ladrón de coches reformado cuyo nombre aparece en una lista. Justicia mafiosa. Junto a él, un asesino a sueldo miserable (en todos los sentidos del término) que lo chantajea y da esperanzas. Su imagen futura, también. Relato minimalista, kafkiano, avanza de la minuciosa captación de ambientes y tipos hasta la abstracción, donde incluso el paisaje se diluye.

The-Long-Kiss-Goodnight-1996-movie-poster

Memoria letal (The Long Kiss Goodnight), Renny Harlin, 1996, EEUU

Cine de responsabilidad (¿autoría?) compartida, donde la escritura repetitiva, en variaciones sobre la buddy movie, de Shane Black se mezcla con la aparatosidad de la cámara de Harlin y los deseos estelares de Geena Davis, Jane Bourne por anticipado. Demasiadas manos. El humor irónico/distante, lo sentimental y la apropiación de las novelas baratas se diluyen en una debacle hacia el sinsentido, interminable, donde cristaliza la tendencia de la acción americana por convertir sus personajes en superpoderosos mediante la total abolición de las leyes físicas y lógicas. Puede ser vista como una sátira demente, donde los personajes trascienden de Norman Rockwell a Mickey Spillane, con alguna extraña imagen poética y una total indiferencia, amoral, en relación a la violencia y la muerte.

nochessinlunas

Noches sin lunas ni soles,  José A. Martínez Suárez, 1984, Argentina

Polar argento, por igual localista y melvilliano, que adopta la estructura familiar de las últimas horas del fugado; una prórroga metafísica y desesperada. Romántico por tanto, su perspectiva es viril y melancólica y su acabado áspero y entrecortado. La puesta en escena aliena al antihéroe, incidiendo en los pasillos, las habitaciones, las arquitecturas opresivas y la sensación de una ciudad inhóspita, símbolo de un contexto al cual ya no pertenece.

4842

Fort Comanche (A Thunder of Drums), Joseph Newman, 1961

Western de frontera, de caballería y avanzadilla civilizadora, donde en un pequeño puesto en territorio comanche se dirimen amoríos y rivalidades bajo el espectro de la amenaza, en fuera de campo dramático, del Indio. El melodrama pesa demasiado, así como el intento de potenciar a estrellas juveniles blandas y solo parece una película de verdad cuando se fija en el capitán, escéptico y amargado, honesto y lúcido, que encarga el gran Richard Boone. Eso y una ráfaga casi final donde Newman logra mediante la puesta en escena una ominosa sensación de espacio, la reflotan mínimamente.

killing_time

Tiempo de matar (The Killing Time), Rick King, 1987, EEUU

Dos relatos en uno, válidos por ellos mismos y enriquecidos en común, sobre un asesino que suplanta al nuevo ayudante del sheriff de un pequeño pueblo costero y el plan del otro ayudante para matar al marido de su amante y cargarle el crimen al anterior. Azaroso y amoral, noir clásico, anticipa elementos del cine de John Dahl y en parte supera sus limitaciones de nacimiento (un direct to video) a través de la sobriedad de estilo y el sólido reparto masculino (la parte femenina es atroz, en cambio), si bien nunca llega al fondo de sus posibilidades.

Brewer_AltPoster_Stone_v4

The Trust, Alex Brewer & Benjamin Brewer, 2016, EEUU

Noir (¿neo/post?) irónico y nihilista que adopta la forma de humorada negra donde contrasta la excentricidad de interpretaciones/personajes y la concisión de su puesta en escena. Serie B, en todo y cualquier caso, que desde el minimalismo y la abstracción (la economía definiendo la estética)  cuenta el robo (siempre perfecto) de una bóveda blindad ejecutado por un par de desencantados policías de una Las Vegas triste.

514119.jpg-r_1280_720-f_jpg-q_x-xxyxx

Kill Command, Steven Gómez, 2016, GB

Un grupo de soldados participa en unas maniobras promocionadas por unos contratistas con el fin de probar robots de combate. Como observadora una joven modificada mediante tecnología. Serie B británica travestida de serie B norteamericana en cuya sencillez, y bajo el toldo del relato de ciencia ficción,  caben el cine de comandos, el western de frontera, el anime, el videojuego, el cyberpunk o el reciclaje de Depredador. Hasta que las estrecheces económicas lo permiten (es decir, cuando la acción se superpone al resto) se sostiene sobre una puesta en escena lacónica y minuciosa, donde prevalece lo enigmático y la observación/aprendizaje, el territorio inhóspito en contraste con la maquinaria logrando que esas mismas estrecheces parezcan abstracciones en lugar de vacíos.

a-c-a-b-locandina-poster

A.C.A.B. All Cops Are Bastards, Stefano Sollima, 2012, Italia

Hombres duros en la Italia que se cae a pedazos (o que se tambalea pero nunca termina de caer) cuyos tópicos narrativos –un joven recluta fascinado primero, desencantado más tarde del viril círculo policial- se ven compensados por la honestidad en el retrato sobre el día a día de los celerini protagonistas. Aborda su punto de vista, de centuriones frente al caos, de última línea defensiva, sin miedo a la ambigüedad ideológica y sin ocultar los aspectos más tortuosos del oficio de brazo ejecutor, de fuerza de choque. No pocas concomitancias con el cine hooligan británico ni con el polar de Olivier Marchal, pero personalidad propia, profundamente enraizada en el policial ideologizado italiano. Su epílogo, un campo de batalla nocturno entre el western de caballería y John Carpenter, la proyecta a un espacio pesadillesco.

suburra

Suburra, Stefano Sollima, 2015, Italia

Llueve y el Tíber desborda, sale por las alcantarillas reflotando toda la basura, inundando las calles de una Roma fea donde ya no hay gobierno ni en el cielo ni en la tierra. Suburra de estructura como una cuenta regresiva hacia el Apocalipsis y comienza con un Papa arrodillado frente a un Cristo; un Papa que renuncia. Luego, los pequeños y los grandes crímenes convergen en un fresco del mal contemporáneo en pasado, presente y futuro, en todos los estratos. Al fondo una operación inmobiliaria con Ostia como objeto. Una nueva línea urbana junto al mar. Relato concreto (la operación Mafia Capitale es su gemelo en la realidad) y simbólico por igual, los cadáveres se suceden junto/bajo/en el agua y una imagen de síntesis lo comprende todo: Malgradi, el político necesario, mea bajo la lluvia desde el balcón de su hotel de lujo durante una pausa en su orgia. La impunidad, la posesión, la indulgencia, la ofensa. Obra inagotable, honra la tradición del noir italiano y la renueva, mostrando la vigencia del género como declaración ideológica y ética.

http://laesbilla.tumblr.com/tagged/review

Anuncios