(016) Agosto / 28

(Work in Progress)

Medium-Cool-poster

Medium Cool, Haskell Wexler, 1969, EEUU

Película de combate que importaba para el contexto americano las técnicas de Peter Watkins, Milos Forman o el Pontecorvo de La batalla de Árgel. Rodada por el director de fotografía  Haskell Wexler en los días previos y en la misma batalla de Chicago durante la convención demócrata de 1968, borra las líneas de separación entre documental y ficción. Políticamente abrasiva, su urgencia testimonial se mezcla con diversas reflexiones sobra la individualidad, la pérdida de identidad, los conflictos raciales y generacionales, la educación o, con extrema lucidez, la responsabilidad (o irresponsabilidad) de la imagen y sus fabricantes/distribuidores/consumidores. Perjudicó la carrera de todos sus implicados, fue clasificada X y se convirtió en un película secreta, pero su influencia en cambio fue enorme sobre los cineastas del Nuevo Hollywood (de Taxi Driver a Apocalypse Now, de Michael Ritchie a Albert Brooks…) y todavía es perceptible en obras como Nightcrawler o en autores como David Simon.

thx_1138

THX 1138, George Lucas, 1969/71, EEUU

Ciencia ficción clínica y teatro del absurdo, adaptación oblicua de Un mundo feliz, sátira anticonsumista, antirreligiosa, anticorporativa, etc y valga la paradoja lucasiana, que exalta la fuga individual de un mundo opresivo y represor (elementos estos sobre los que volvería en American Graffiti y La guerra de las galaxias en tanto escapismo absoluto). Con el ojo en el formalismo de Kubrick y Antonioni, que encierra/aísla a los personajes en el espacio, un extraordinario trabajo con el sonido y el presupuesto exprimido al máximo, el conjunto es pura alienación. En 2004 Lucas restauró, retocó y alteró digitalmente la película, a su vez ampliación de un corto. Cambió la textura, duración y orden de los planos añadiendo escenarios, escenas y figuración. Lo que en 1971 era una ascética serie B de arte y ensayo pierde cualquier especificidad cronológica y deja de pertenecer a su propio tiempo. Alienada ella misma ahora, la película no tiene época ni lugar, sacad del continuo de la historia y trasladad artificialmente a otro punto donde de no pertenece. Lucas se ha convertido en todo lo que odió.

l-40ugbu4dh3qivm

Patton, Franklin J. Schaffner, 1970, EEUU

El plano amplísimo, tanto en exteriores como en interiores. Una terribilitá de la imagen. La escala por igual épica y demencial del personaje protagonista y su momento en la historia se identifica con la puesta en escena, por igual física y psicológica, ideológica y mítica. Ambigua, la atracción por el anacronismo que es Patton (guerrero, poeta, iluminado y narcisista) es casi imposible de resistir por lo cual la glorificación y la crítica se disuelven la una en la otra mediante otra solución visual como es el reflejo.

 

 

 

MPW-106681

Malas tierras (Badlands), Terrence Malick, 1973, EEUU

La película más convencionalmente narrativa de Malick que de modo mágico contiene la totalidad de una obra ya cerrada. Uno de esos prodigios que parece al tiempo la primera y la última de una cineasta, la de juventud y la de vejez. Lacónica al máximo, observada desde dentro como a la distancia de un sueño desborda perplejidad, naturalidad e inocencia en formato de Americana beatnik.

sugarland_express_ver2_xlg

Loca evasión (The Sugarland Express), Steven Spielberg, 1974, EEUU

Tragicomedia redneck sobre la epopeya de una pareja de expresidiarios dispuestos a  recuperar a su hijo aunque tenga que secuestrar a un patrullero. Los extremos entre la crispada viveza de Goldie Hawn y la estoica dignidad de Ben Johnson definen la película, en apariencia insólita dentro del todo spielbergiano pero coherente con su naturaleza de cineasta populista donde gente ordinaria y vulgar se enfrenta a lo imposible. La ingenuidad de la luz dorada se encuentra con un desenlace de muy setentera amargura entre imágenes americanas de individualismo, espacios abiertos y desafío a la autoridad. Excepcional despliegue de tipos y la sensación de que Spielberg era ya uno de esos directores que pone la cámara en el único lugar posible: el correcto.

days_of_heaven-744979511-large

Días del cielo (Days of Heaven), Terrence Malick, 1978, EEUU

Neorrealismo poético americano (valga la paradoja) donde en fragmentos impresionistas de cuerpos, lugares, días y trabajos cristaliza la melancolía. El tiempo se disuelve en la belleza dejando una sensación de pérdida inefable; de momento perfecto, místico, que no puede durar y debería hacerlo. La voz over flota distante, testigo del relato desde dentro y la luz adquiere rango psicológico. Malick sintetiza cine silente, de Vidor a Murnau o Griffith y pictoricismo, de Millet a Wyeth pasado por Hopper y deja un enigma: ¿por qué ha terminado por necesitar más de tres horas para expresar lo que fue capaz en hora y media?

3766

Llega un jinete libre y salvaje (Comes a Horseman), Alan J. Pakula, 1978, EEUU

Una ranchera, un terrateniente, un extraño… Melodráma gótico, western contemporáneo y reivindicación del imaginario eterno de América (todo en uno), donde Pakula intenta superar la paranoia post-Watergate que él mismo exploró en thrillers urbanos mientas Jane Fonda realiza una elegante imitación de su padre. El espacio abierto, el paisaje como monumento, el laconismo sentimental y los interiores tenebristas prometen pero la película culmina a la mitad, durante una soberbia secuencia de muerte/elegía. Luego se acumulan los temas redundando en el fin de un modo de vida y la destrucción de un lugar simbólico hasta un final incongruente en drama y forma.

Vratislav-Sevcik-The-Electric-Horseman-900x1250

El jinete eléctrico (The Electric Horseman), Sydney Pollack, 1979, EEUU

Una promesa: un cowboy y su caballo iluminados por un circuito de bombillas escapan de un casino de Las Vegas y atraviesan la ciudad hacia la oscuridad del desierto. El caballo está en su plenitud y el cowboy va cuesta abajo. Patetismo y reivindicación de la dignidad. La imagen fuerza y el símbolo hermoso, como condensando una idea de América pervertida y absurda. El resto nada: una corporación pérfida que trafica con iconos USA, una reportera cínica que descubre el romanticismo y los espacios abiertos de un país, Redford y Fonda, guapos y maduros, afirmando su estrellato ideológico entre imágenes blandas, mansas, sin filo. Los valientes andan solos transmutada en comedia sentimental, en manifestación del intento de reverdecer una América positiva y auténtica de la época de Jimmy Carter. Crepuscular todo de algún modo ante el inminente advenimiento de Reagan.

mountain

El valle de la furia (The Mountain Men), Richard Lang, 1980, EEUU

Relato de montañeses, valioso por la escasez dentro del cine USA, sobre el enfrentamiento entre un par de viejos tramperos y un feroz indio a consecuencia de una mujer. Tardío eco de Las aventuras de Jeremiah Johnson, de hecho parece también fabricado a partir de la novela de Vardis Fisher que a su vez inspiró a Milius, donde se recrea un Oeste/América primordial a la medida (y como si el tiempo no hubiese pasado) de Charlton Heston. Le falta amplitud y profundidad, con lo cual sus aspiraciones míticas se reducen a una aventura mundana, de imagen televisiva, que cruza emoción crepuscular, picaresca y sentimentalidad viril.

 

 

280full

Tracks, Henry Jaglom, 1977, EEUU

En apariencia un relato sobre los esfuerzos de un excombatiente, quien trasporta por tren el ataúd de un compañero, por volver a conectar a una América representada por los pasajeros de ese tren. En realidad una heredera de Easy Rider, un producto contracultural absurdo,  irónico y distorsionado donde alguna interesante solución de montaje para representar la percepción paranoica del personaje no es suficiente para hacer soportable el conjunto, repetitivo e improvisado, datado por completo.

dh

El cazador (The Deer Hunter), Michael Cimino, 1978, EEUU

Elegía post-fordiana donde el sentido de comunidad (el rito, la repetición, la complicidad) es puesta a prueba en el interludio de la guerra del Vietnam. Lugar por completo inhumano, donde la depravación atrapa al hombre americano hasta su aniquilación física y moral, de la cual solo podrá salir a través de la restitución del rito y la comunidad: una boda y un funeral, una víspera y un velatorio. Un relato épico de la clase obrera de violencia latente, ideología confusa y tono religioso.

1978 Coming home - El regreso (esp) 01

El regreso (Coming Home), Hal Ashby, 1978, EEUU

Obra clave sobre los veteranos de Vietnam y su readaptación a la realidad post-combate que supera su carácter de vehicula para Jane Fonda como santa sanadora en virtud de su atención al detalle/gesto y un sentido del drama por igual pudoroso y honesto. Resume las experiencias de varios personajes en formato de melodrama, síntesis de clasicismo Hollywoodiense y la narrativa del individuo a la búsqueda de sí mismo del cine USA de los 70 bajo el estilo fluido, naturalista, de Ashby. Bruce Dern, estremecedor.

 

 

 

3500

Desmadre a la americana (National Lampoon´s Animal House), John Landis, 1978

La madre del cordero de todas las comedias de campus diferenciada por el gusto por los personajes antipáticos y ofensivos del cine USA de los 70. Realizada a partir de las viñetas de la revista satírica national Lampoon, estructura que conserva, parece una actualización, de humor vulgar, del Plumas de caballo de los hermanos Marx, con John Belushi realizando una variación sobre el Harpo Marx pre-Code, sátiro y gargantuesco capaz de alterar la realidad física. Una oda a la anarquía, la destrucción y la amoralidad tan básica como parece, menos graciosa de lo que cree y con siniestras notas misóginas y racistas.

meatballs

Los incorregibles albóndigas (Meatballs), Ivan Reitman, 1979, Canadá-EEUU

Consecuencia directa de Desmadre a la americana pero pensada para los hermanos pequeños del público de esta. Rebaja lo soez y lo vulgar al mínimo, con un humor blanco (del 79) y querencia por lo sentimental/ternurista/paternal. La estructura es un encadenado de gags tontorrones con la leve trama del día a día de un campamento infantil de verano y pese a su total nulidad cinematográfica hay en ella cierta naturalidad y encanto, así como un desdén por la competitividad a favor de la diversión que comparte con otro títulos del periodo aunque sin el desencanto de estos. A su modo un clásico, imitado/parodiado hasta hoy.

Caddy-1

Caddyshack, Harold Ramis, 1980, EEUU

Comedia cretina, lejanamente marxista en su sistemática destrucción de un espacio de clase alta (un exclusivo club de golf) que prorroga al cine el humorismo/estilo de las revistas satíricas del periodo. Coral y viñeteada, irregular y con poca gracia, primaria y burda. Entre el escombro rescatar la relajación del primer Chevy Chase y el carisma de Cindy Morgan, cuya belleza futurista mereció más.

used-cars

Frenos rotos, coches locos (Used Cars), Robert Zemeckis, 1980, EEUU

Comedia brutal, de grotesca horterez y vulgaridad desaforada, que celebra como esencialmente americano la mentira, la deshonestidad, la corrupción, la amoralidad y la ausencia total de escrúpulos; todo ello sintetizado en un vendedor de coches cuyo sueño es trascender en político (basado en hechos reales y adaptable a la actualidad inmediata). Demasiado larga, nunca se disculpa de su mal gusto y maneja con cierta precisión distintos modelos de comedia, siempre bordeando el cartoon.

stripes.20289

El pelotón chiflado (Stripes), Ivan Reitman, 1981, EEUU-Canadá

Paso natural en el desarrollo de la comedia USA producto tanto del éxito de las comedias/programas paródicos como de la nueva ola de cómicos. Así, la estructura vuelve a ser libre, una colección de viñetas dominicales sobre las peripecias del peor pelotón de la armada. La puesta en escena es funcional, dando espacio al humorista y las secuencias se extienden dependiendo de las improvisaciones. Ramis y Murray, antiactores, la personalizan pero gracia no tiene ninguna y su sátira del militarismo y la Guerra Fría es de baja intensidad.

 

 

fd0c271080b075dfe4a07b6f13054eac

Los valientes visten de negro (Good Guys Wear Black), Ted Post, 1978, EEUU

Película pionera en utilizar la problemática de los MIA y los POW como material de ficción política. Comienza, de hecho, durante las negociaciones de los acuerdos de París en el 73 y continúa con la trampa para eliminar grupo de operaciones encubiertas. Así, incorpora elemento metafóricos de la guerra del Vietnam (los soldados enviados a morir con motivaciones oscuras y abandonadas a su suerte) con un tono cínico-conspiranoico típico del thriller americano post-Watergate (referido también claramente). La idea subyacente en ambos casos es la de la traición del gobierno/América y el descangallado resultado es indigno hasta del modesto oficio de Ted Post, con Norris rodeado de sólidos secundarios y de un Dana Andrews patéticamente alcoholizado.

tumblr_lp1rrmz2qc1qg9b4bo1_500

Desaparecido en combate (Missing in Action), Joseph Zito, 1984

Una de las mayores obsesiones del conservadurismo Usa post-Vietnam, los dejados atrás, convertido en una manifestación de la impugnación de la derrota; es decir, de la historia. Braddock/Norris encarna de manera absoluta al POW y al soldado a quien no permitieron terminar su trabajo mientras las imágenes escenifican una revancha que es pública, absoluta y humillante. Cinematográficamente pedestre, ideológicamente negacionista, contribuye sin coartadas, desde una profunda inmoralidad, a dar sentido a lo que no lo tuvo: la destrucción física y moral de una generación en el trance de arrasar un país y su gente.

Missing_in_action_2

Desaparecido en combate 2 (Missing in Action 2: The Beginning), Lance Hool 1985

Secuela/prólogo de Desaparecido en combate rodada back to back al parecer con la intención de haberla estrenado primero. Tanto da. En lo básico una ampliación de las secuencias de tortura de aquella en lo que no deja de ser una reformulación de las películas de campos de prisioneros de la 2ª GM entre delirios anticomunistas y antiamarillos y guiños incluso a El cazador. En definitiva, un uso bastardo de una tragedia real en formato de subproducto y diarrea ideológica que toma partido, y da forma, a una de las ideas fuerza de la administración Reagan: la guerra de Vietnam no terminó, porque nada termina hasta que América gana. Así el bressoniano Chuck Norris resiste con estoicismo todo castigo y vence, en base a su superioridad moral y racial al pérfido y simbólico vietnamita.

MPW-33203

Rambo: Acorralado Parte II (Rambo: First Blood Part II), George Pan Cosmatos, 1985, EEUU

Obra total de la era de la revancha, una oda a la violencia como regeneración del orgullo nacional y un ejercicio de neolengua cinematográfico aberrante que no solo habla de ganar Vietnam desde la reescritura de las imágenes sino de justificar Nicaragua, otra guerra gemela y actual. Rambo, quien ya no es un excombatiente sino todo ellos, quien ya no es uno más sino especial porque es Él, es lanzado como una bomba atómica unipersonal sobre el combo perfecto de enemigos: amarillos, soviéticos y burócratas de la CIA/Gobierno. Prevalece sobre todos, solo quiere que le quieran y camina hacia el atardecer para vivir día a día. Resuelta con pericia técnica, atmosférica incluso en los pasajes selváticos en virtud de la fotografía de Jack Cardiff sintetiza en hora y media un momento en el tiempo/cine/política USA mediante la acción conjunta de la brutalidad y la sensiblería.

21oc2op

Invasión USA, Joseph Zito, 1985, EEUU

Exploitation de la Guerra Fría, que si bien es consecuencia directa del Amanecer Rojo de Milius y se cita a sí misma como revisión del cine paranoico de ciencia ficción de los 50 parece más un western de frontera, con comunistas tomando el lugar de los indios. Así, estos atacan la tranquilidad americana y solo un pistolero huraño que vuelve a coger las armas podrá pararlo, si bien más como producto de una vendetta personal no de un compromiso con la comunidad. De una inmoralidad rampante, con obsesión por matar y/o poner en peligro a niños, sádica y triunfalista por igual, ejemplifica por tanto la sublimación de pulsiones revanchistas de la Reagan como el cinismo abisal de sus productores, la infame Canon. Entre todo queda cierta sequedad en la violencia menos aparatosa, la maldad del excelente Richard Lynch y un intrigante fetichismo por el bazooka.

large_Aj2UFC6ZZPSyMBUs6p3bpbbFJnz

 

Walker, Alex Cox, 1987, EEUU

Intento por explicar de modo simultáneo dos épocas diferentes: la segunda mitad de los 80, cuando fue producida, y finales de la década 1850, cuando sucede. El nexo común es la intervención USA en Nicaragua y la técnica sintetiza Spaghetti Western psicodélico, comic underground y agit-prop alucinado. Libérrima, por tanto, desmañada y populista haced del anacronismo figura de estilo que se agudiza según los dos tiempos de la historia se van acercando. La realidad de Walker, expandiendo la democracia americana y traicionando sistemáticamente cada uno de sus ideales, es observada a través de la farsa y en esa distorsión se encuentra una cierta verdad.

 

 

MPW-48579

La patrulla (Go Tell the Spartans), Ted Post, 1978, EEUU

Pionera y singular, por mostrar la acción bélica en 1978 y por retrotraerse a los inicios de la intervención en 1964, cuando América figuraba como “asesor” del Vietnam del Sur. Es de hecho, una de las pocas películas sobre la guerra  preocupada por analizar las razones de la presencia americana así como por cuestionar la misma praxis y presentar a los USA como fuerza de ocupación, como el enemigo. Elementos recuerdan a Sangre en Indochina pero la imagen, pobre, ni atmosférica ni naturalista, no está a la altura de la inteligencia del guión o la solidez de los actores.

09071

Los chicos de la compañía C (The Boys in Company C), Sydney J. Furie, 1978, HK-EEUU

Producida en Hong Kong, por Raymond Chow nada menos, y rodada en Filipinas por el trotamundos canadiense Furie, una película de combate pionera sobre los avatares de un grupo de marines antes y durante Vietnam. Asesinada por sus propias estrecheces presupuestarias y por un guión que deriva de la sátira y el absurdo hacia la vergüenza ajena en la forma de un simbólico partido de fútbol, conserva lo mejor y más interesante en su primera hora. Esta es un precedente de La chaqueta metálica, tanto respecto a la novela de Gustav Hasford del 79 como de la adaptación de Kubrick del 87, participación de R. Lee Ermey haciendo de él mismo incluida, que recoge el proceso de aprendizaje/anulación de los soldados.  En todo caso, incluso ese segmento es mucho menos crudo y abismal y como resultado los soldados se presentan como lo único decente frente  a los pérfidos aliados vietnamitas y los mandos, bien cobardes, bien incompetentes.

platoon-cartaz

Platoon, Oliver Stone, 1986, EEUU

Respuesta al cine de la revancha en forma de bélico de combate que es una autobiografía fulleriana de su director. Maniquea pero honesta, ingenua pero franca, tosca y con arrebatos poéticos sonrojantes, contesta a la América del presente con el recordatorio de quienes fueron los malos en la película de la historia y de dónde provenía la carne de cañón nacional. Pegada al soldado, los vietcongs son un enemigo anónimo parte integral de un paisaje cerrado, impenetrable, donde se desarrolla una educación en la violencia. Lástima no haber tenido un actor de verdad para protagonizarla.

lrgpic11

La colina de la hamburguesa (Hamburger Hill), John Irvin, 1987, EEUU

Consecuencia de Platoon, una recreación de una de las más absurdas y sangrientas batallas del Vietnam (post-ofensiva del Tet) que actualiza las películas bélicas del Hollywood clásico a los estándares de representación gráfica de finales de los 80. Así, los soldados (estereotipos) son abnegados y sufrientes mientras el enemigo queda reducido a la condición de picadora de carne. Repetitiva (para lo bueno y lo malo), incansable en su crudeza y sobredialogada, al igual que Platoon tiene fuerza cuando se mira en Samuel Fuller y deja apuntes críticos sobre la política racial o la devastación por fuego amigo producto de la desorganización/incompetencia de los mandos.

pic2

La chaqueta metálica (Full Metal Jacket), Stanley Kubrick, 1987, EEUU-GB

A partir de la novela de Gustav Hasford (veterano él mismo) The Short-Timers, Kubrick lleva el bélico de combate hacia la comedia grotesca (algo ya presente en el tono original) con la intención, habitual, de finiquitar una veta. Dividida entre el proceso de insensibilización/despersonalización y sus consecuencias, incidiendo en la crudeza sexual (verbal y visual en forma simbólica), el infantilismo y el gusto por la violencia. Naturalista y abstracta por igual, con un barroco sentido del diálogo, infames ralentizados y agresivos contrapicados que miran al espectador directamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Vicente Mardull dice:

    Anotada la de “Walker”

    1. Muy loca y muy lúcida. Todo a la vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s