El caso de Jerry contra Lewis: Tres en un sofá

 

En Tres en un sofá, Jerry Lewis parece querer escapar de Jerry. Y en el proceso se convierte en alguien profundamente desagradable. En la superficie puede parecer similar. Una continuación de sus sofisticadas sátiras de los 60, que tras la comedia (o en la comedia) penetra en la angustia existencial de esa América a todo color. Como en otras comedias de la época, propias y ajenas, gira en torno a la neurosis y la política sexual. Una América literalmente psicoanalizada. En ella, Jerry parece no tener ya cabida, el hombre-niño deja paso al hombre-hombre. Es la época de Boeing, Boeing o un Chalado en órbita. Promiscuidad, intercambios de pareja, independencia femenina, alcoholismo social, homosexualidad latente… Desorientación, amenazas, sordidez. El hombre blanco urbanita de mediados de los 60, ese que Matthew Weiner encapsuló primero y minuciosamente desmontó después en la serie Mad Men tiene su grado cero en cierto cine USA de ese mismo periodo.  

Jerry Lewis, decía, trata de escapar de Jerry. La perturbación física y el absurdo permanece todavía pero apenas sirva más que para el gag chocante. La realidad desdoblándose ha sido controlada y ahora es capaz de reconvertirla a medida. Donde Jerry es un agente del desorden, Jerry Lewis es un manipulador del orden. Incluso tras la cámara se nota. Tres en un sofá parece aplastada, fea. Hay chirriantes composiciones con distancias de foco agresivas. Apenas montaje e incluso cortes por ordenación dentro del plano, dividiendo la pantalla e impidiendo ver. El color es chillón, sin la cualidad ensoñadora de, por ejemplo, El terror de las chicas. Es estática y poco creativa y el humor llega a resultar incómodo, una farsa sin ganas protagonizada por un héroe monstruoso. Hay multitud de planos de Jerry Lewis de espaldas, con su cara negada. Un recurso que delata la dualidad (o multiplicidad) y ocultación que define al personaje y que, de nuevo, es usado de modo recurrente durante la primera temporada de Mad Men (e incluso en su icónico cartel promocional) para observar a Don Drapper, el “überhombre” construido y falsificado.

Si Lewis es un gran satírico, es porque no le gusta el camino que toma su sociedad. Todo acentúa los aspectos más conservadores del discurso “lewisiano” y con crudeza desenrolla uno a uno los miedos de la masculinidad del periodo, sus inseguridades. Y al tiempo explota una imagen falsamente independiente de la mujer. Independiente por un rato. Independiente hasta el hombre correcto. Como si fuese un Buddy Love socializado, Jerry Lewis adopta una personalidad a medida de cada una de las chicas de debe seducir/curar con el objetivo final de abolir la independencia de Janet Leigh, su prometida ahora, su psiquiatra antes. Tal vez ella le curó de Jerry. Tal vez todo sea una alambicada venganza subconsciente. Al final lo logra, claro, no solo arrebatando esa independencia, sino humillándola profesionalmente. “Es una psiquiatra, pero también es una mujer”, dice el contrapunto de Jerry Lewis, el soso James Best que es como un recuerdo pálido de Dean Martin. Interpreta a un amigo de la pareja, ginecólogo y homosexual de armario. Útil e inofensivo por tanto, nunca es un rival para Jerry Lewis capaz de mutar  incluso en grotesco travestido.

Jerry Lewis sin Jerry (o Jerry finalmente adaptado y con ello desactivado) ya no es un elemento marginal y frágil. Su capacidad inconsciente para manipular la realidad, se hace consciente y se corrompe. Ya no es incontrolada, si no interesada. Jerry Lewis es el reverso tenebroso de Jerry. Se parece tanto al Jerry Langford de El rey de la comedia que duele. Arrogante, seguro de sí mismo, egoísta, chantajista emocional… Su masculinidad ha desterrado tanto los rasgos infantiles como los femeninos de Jerry. Su delicadeza, su pudor, su inconsciencia. Es un cínico, un mentiroso, un triunfador. El anti-Jerry.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s