10.000 dólares responden por mí: Ojo por ojo, un spaghetti-western con villano legendario. Tatsuya Nakadai serpenteando en los bosques de Roma

Los aficionados a la edad de oro del cinema bis somos, por lo general, espectadores agradecidos. Nos vale un mínimo fulgor de ingenio para perdonar cientos de cosas a estas películas. Esperamos la escena cumbre, la solución virtuosa, el destello formal, la caracterización colorista o, como en este caso, el actor impagable Cuando aparecen nos…