Milán tiembla: la policía pide justicia. Coches, plomo y política, el «poliziottesco» de Sergio Martino.

Primera aparición por aquí pero no la última del admirable profesional Sergio Martino, director por el que siento cierta debilidad y que cuenta con una filmografía durante los años 70 nada despreciable especialmente en los terrenos del “psicogiallo” (o “guarrigiallo” según salerosa nomenclatura de Carlos Aguilar) con títulos tan deliciosos y sugestivos como “La perversa…