Paroxismo de la imagen: sobre The French Connection y Vivir y morir en L.A.

Perfil de William Friedkin en Neville: https://neville.es/2017/05/12/william-friedkin-peliculas-suicidas/   Cuando Alain Charnier le saluda desde el otro lado de la ventanilla de un metro que se pierde en la ciudad, Popeye Doyle ya lo sabe. No va ganando y  nunca lo hará. El enemigo es más listo, más elegante, mejor. Está equipado para  desvanecerse en la realidad…

Friedkin 95: Jade

  Jade comienza como un sueño y termina como otro, en un clímax que rima con la apertura pero usando colores contrarios, sustituyendo los dorados por un azul gélido. Son el principio y el final de la noche, aunque en la ficción suceda en dos noches separadas y la pesadilla esté en el epílogo, de…

Driver: la noche, la ciudad, los coches

La noche Un criminal dispuesto a cumplir su último encargo es perseguido por un policía dentro de un conjunto obsesivamente nocturno, abstracto y esencializado donde unos personajes sin nombre (el conductor, la jugadora, el detective) se relacionan/enfrentan en una ciudad convertida en estilizado decorado, a través de diálogos arquetípicos, fetichismo de los gestos y los…

Negro como España: aproximación a Enrique Urbizu

Una máquina tragaperras decorada con motivos del Oeste. El azar y la violencia. El mito decadente. El sheriff de luces y plástico frente al sheriff español, acabado y terminal. Un bar castizo donde otra vez ha perdido otra vez el Real Madrid. Cubalibres libres de Coca Cola. No habrá paz para los malvados alcanza la…

¡Santo gorila!: El trío fantástico (¡Hablado!)

1. Los géneros líquidos Los años del silente y la primera mitad de la década sonora están marcados por un glorioso “todo vale” producto de la indefinición de unos géneros en proceso de codificación. Las películas de género se construyen mediante combinaciones y recombinaciones de diversas corrientes que no discriminan lo gótico de lo policial,…

Tristes espías tristes: El factor humano

Otto Preminger en Cinearchivo Una historia terminal para un director terminal. No hay mayor coherencia. A Otto Preminger le costó un mundo levantar El factor humano. Nadie quería financiar aquella película triste sobre tristes espías y sus tristes métodos. Al final no le quedó otro remedio que poner parte del presupuesto le mismo. La austeridad…

The Exploits of Doctor F.

En 1970 la Hammer decidió recomenzar. Refundarse con un nuevo corte de pelo que pensaba la hacía más joven, más guapa y más alta. En realidad, solo la hizo más rara y más decadente. Y hay belleza en la decadencia. La decadanse, que gemían Serge Gainsbourg  y Jane Birkin en 1973. Solo un año después…