Elogio a la mugre: “Le llamaban Trinidad”, Terence Hill y Bud Spencer SL.

  Revisitada más de tres lustros después  la obra que carga con la cruz de haber finiquitado el spaghetti-western (como si otras no lo hubiesen empujado antes) aparece como un film mucho menos desastrado, mucho más elaborado y quizás también algo menos divertido o como poco destrozón. Como pieza clave para la historia del género no…