Espectros del western: Open Range / Seraphim Falls / Appaloosa. Intentos de resurreción contemporánea entre la nostalgia y la abstracción.

Que el western como género está cadáver parece algo  que no necesita mayor aclaración. Las películas que de tarde en tarde regresan al mismo son o bien manifestaciones fantomáticas de veneración nostálgica o vehículos anómalos en busca de una abstracción que el presente no permite, o, en algunos casos, acercamientos historicistas que buscan penetrar en…

La aristocracia de Harlem: Cotton Club, la imagen de un sueño de cine. Francis Ford Coppola, el magnate contra el artista.

  Ensoñación cinéfila que pretende una imposible mixtura de estilización esteticista del cine gangsteril de los 30, declaración de amor al musical filtrado por el experimentalismo técnico y la visión intelectualizada ya ensayada en Corazonada y melodrama kitsch metatextual. El resultado es tan encantador como deslavazado y narrativamente cojo (por momentos aparenta casi la parodia…

La historia como historia: Mando siniestro, un western de Raoul Walsh para la Republic. El clasicismo cinematográfico y la reinterpretación romántica de la verdad

  Mando siniestro es un título olvidado pero de interés por distintos motivos; desde los puramente cinematográficos, es un film muy agradable de ver y que servirá para rendir homenaje y ver como se prefiguran posteriores logros de un director tan enérgico y fundamental como el pionero Raoul Walsh,  hasta los históricos, permitiendo atisbar todavía…