Friedkin 95: Jade

  Jade comienza como un sueño y termina como otro, en un clímax que rima con la apertura pero usando colores contrarios, sustituyendo los dorados por un azul gélido. Son el principio y el final de la noche, aunque en la ficción suceda en dos noches separadas y la pesadilla esté en el epílogo, de…