Saturnalia 1930: Madam Satan

“¿Le gustan calientes? Muy bien ¡pues le daré un volcán” El argumento de Madam Satan, de puro simple, contrasta con mayor fuerza con la alucinada mixtura genérica que lo circunda. Lo uno presenta una comedia de costumbres eróticas (vertiente matrimonio en crisis) típica de los 30, con marido calavera  y esposa burlada que decide darle…

Alegrías de las ciudades: Menschen am Sonntag

Kinofuturismo A finales de la década de los 20, con el cinematógrafo conformado ya como poderoso medio expresivo, los creadores de vanguardia se bifurcaron en dos caminos divergentes. Por un lado las experiencias fantásticas y esotéricas de obras como Vampyr, La caída de la casa Usher, La edad de oro o La sangre de un…

Milán a toda velocidad: ¡Qué sinvergüenzas son los hombres!

Se alza el telón. Pero este no pertenece a un teatro, sino que es la espartana verja de una tienda. Milán, la ciudad industrial art decó del Norte burgués, es el escenario que vemos a través de la composición que la puerta del comercio forma en el encuadre. La calle y la realidad sublimadas por…

«Mamas don’t let your babies grow up to be cowboys»: Los valientes andan solos, el western contra el presente. Kirk Douglas y la autoría del actor

«If you don’t understand him, an’ he don’t die young, He’ll prob’ly just ride away» Mamas don’t let your babies grow up to be cowboys, Waylon Jennings Los valientes andan solos tiene un algo especial. Seguramente está por debajo del prestigio que tiene (minoritario, ciertamente, pero no menos prestigio) por culpa de un exceso de…

La aristocracia de Harlem: Cotton Club, la imagen de un sueño de cine. Francis Ford Coppola, el magnate contra el artista.

  Ensoñación cinéfila que pretende una imposible mixtura de estilización esteticista del cine gangsteril de los 30, declaración de amor al musical filtrado por el experimentalismo técnico y la visión intelectualizada ya ensayada en Corazonada y melodrama kitsch metatextual. El resultado es tan encantador como deslavazado y narrativamente cojo (por momentos aparenta casi la parodia…

Artistas y modelos: Carlos Aguilar, arqueólogo del cine imposible Vol.II. Donde se habla de los actores y se recuerda a los amigos, nos quedamos fascinados por las mujeres más bellas, nos quejamos de lo moderno y al final sale un monstruo.

Ya está aquí la segunda entrega, que como todo buen folletín acabará en todo lo alto con la aparición de un auténtico monstruo, un genio, un loco, nada menos que Klaus Kinski. Este bloque central será, en algunos aspectos, casi temático y se centrará en «los actores», en los libros que Aguilar les ha dedicado…