Diluvia… : Lloviendo piedras (Loach 93)

  En los 90, con Riff Raff y Lloviendo piedras, Ken Loach parece regresar al punto de su cine en el cual lo dejó con Barry Hines tras Looks and Smiles. Para él resultó complicado trabajar en Inglaterra durante los años centrales del thatcherismo. Era una voz incómoda, de las que amenazaban con ralentizar el…

De campo y de ciudad: The Gamekeeper/Looks and Smiles (Loach 80-81)

  A la altura de 1980 la asociación entre el novelista Barry Hines y el director Ken Loach no solo funcionaba con precisión de quien conoce al otro como a uno mismo, sino que se había convertido en la crónica en directo de la caída del laborismo y al auge de un nuevo conservadurismo, implacable,…

Subculturalia (VOL.2)

Publicado en Neville dentro el especial colectivo Britain IN RED:  http://nevillescu.wordpress.com/tag/britain-in-red/ Fiebre fuera de las gradas De entre las variaciones sobre la tradición del cine obrerista, social y realista que el cine británico ha ofrecido en el presente una de las más singulares, exitosa, ambiguas, y hasta inexplicables, son las dedicadas a la mostración a…

Subculturalia (VOL.1)

 Publicado en el magazine cultural Neville dentro del especial Britain IN RED:  http://nevillescu.wordpress.com/tag/britain-in-red/ El cine británico es y ha sido un cine de las subculturas. El Free Cinema las trajo de vuelta, pero la literatura negrosocial de los 30 escrita por gente fuera del Sistema como James Curtis, Gerald Kersh o Robert Westerby y el…

(2013) Marzo 1ª Quincena / 11

01/03/2013. En el nombre del pueblo italiano, Dino Risi, 1971, Italia Una comedia, por decir, demoledora sobre un implacable juez empeñado en relacionar a un empresario pluricorrupto con la muerte de una joven prostituta. Por el camino desentrañará una red infinita de culpabilidades y delitos, pero en cambió certificará su inocencia en ese en particular….

Trilogía Mick Travis: Variaciones iconoclastas sobre Inglaterra.

  *Para esta segunda entrega  sobre el Free Cinema hemos decidido acudir a las fuentes, al fundador del movimiento Lindsay Anderson.  No  para buscar sus títulos fundacionales, sino para ver como él mismo, con la indispensable ayuda del guionista, dramaturgo y novelista David Sherwin,  retornó casi al final de la década de los 60 con…