Abril 2ª Quincena / 13

17/04/2011. La reina de Nueva York, William Wellman, 1937, USA

Brillante comedia romántica de cuando este término aun no era sinónimo de ñoñería en grado 5 dirigida por William Wellman con su energía habitual. Poniendo, además en juego una planificación simultáneamente cómica y sofisticadísima (el maravilloso encuadre y movimiento de la escena romántica en los muelles tras el accidentado rescate de la heroína) a juego con la personalidad de su pareja protagonista: Frederic March como periodista que se cree que se las sabe todas y la chispeante Carole Lombard como pueblerina falsamente moribunda enredada en una mentira descomunal. Alocada y feroz, bajo la espiral de gags y secundarios descacharrantes (el impagable médico borrachín que compone Charles Winninger en cabeza) late una sátira feroz sobre la prensa, las apariencias y la manipulación comercial. Su título original no puede ser más demoledor: “Nada es sagrado”

18/04/2011. Hell’s Highway, Rowland Brown, 1932, USA

Segunda de las cuatro realizaciones del director y guionista Rowland Brown y un film quizás un tanto ingenuo en su conclusión pero definitivamente a descubrir. Thriller-denuncia de muy bajo presupuesto protagonizado por el todavía estelar galán del mudo Richard Dix, sobre las brutales condiciones de los campos de trabajo durante la época, lo cual se traduce en un estilo rudo, enérgico y urgente, pero que no desdeña los detalles extraños, sádicos e incluso perturbadores, amén de una ejemplar valoración de la música blues como elemento narrativo. El más imborrable aquel en el cual el jefe de la cuadrilla se queda petrificado, látigo en mano, al ver el enorme tatuaje de veterano dela Gran Guerra que luce el protagonista en la espalda (una bandera americana descomunal con el nombre de su regimiento) y el más copiado, el castigo de la cabina metálica al sol, luego recurrente dentro del WIP.

18/04/2011. Un hombre a respetar, Michele Lupo, 1972, It-Al

Más que sólido eurothriller sobre robos científicamente planeados centrado n un veterano ladrón que instruye a un joven trapecista de circo con el objetivo de realizar dos golpes simultáneos. Ingeniosa y estilizada, acusa ciertas influencias del polar y se beneficia del nivel de su terceto protagonista, nada menos que Kirk Douglas durante su breve pero curiosa estancia en Europa, la magnética Florinda Bolkan y un Giuliano Gemma que sorprende jugando con su imagen habitual (guiños a Burt Lancaster incluidos) en un rol finalmente mezquino. Pese a ciertos peajes (una tan espectacular como gratuita persecución automovilística) toda la película está abordada con sobriedad y elegancia por un Michele Lupo sorprendente y cuenta con unos veinte minutos prodigiosos en cuanto a ritmo (el montaje es, verdaderamente, para enmarcar), planificación y emoción durante los cuales se da cuenta del doble atraco según técnicas que van de lo sofisticado a lo artesanal. Por lo demás, notable pesimismo final, espléndida fotografía otoñal de Tonino Delli Colli y gran banda sonora melancólica de Morricone.

19/04/2011. Detective Bureau 2-3: Go to Hell Bastards, Seijun Suzuki, 1963, Japón

Una suerte de variante pulp inmediata sobre el éxito atronador de James Bond con el ultracarismático Jo Shishido como audaz detective privado (director de una agencia más bien extravagante) infiltrándose en una clan yakuza para desbaratarlo desde dentro. Entre guiños a la ficción de bolsillo y al fenómeno del espía británico avanza un film tan simpático como inane, de elegante realización y bienvenido sentido de la parodia, pero donde el talento demente y el peculiar sentido plástico de Suzuki solo aparece en contadas ocasiones (detalles de color y espacio, incrustaciones musicales y burlescas…).

22/04/2011. Bello, honesto, emigrado a Australia quiere casarse con chica intocada, Luigi Zampa, 1971, Italia

Agridulce comedia sobre los desvelos de un solterón italiano en Australia en su empeño por conseguir una buena chica por correspondencia. Desesperado se hará pasar por un amigo suyo y conseguirá a traer a la monumental, y no tan virginal, prostituta encarnada (literalmente) por Claudia Cardinale. Muy divertido film de/con Sordi que funde la inmensa capacidad para la ternura del actor, su carácter amalgamador de “lo italiano”, con la veta satírica de la comedia post-neorrealista  dentro de una estructura itinerante llena de calamidades. Pese a una duración excesiva y concesiones a lo turístico el invento se sostiene, tanto por la demoledora capacidad de observación/representación como por la genialidad de su pareja protagonista. Además el principio y el final resultan memorables en su síntesis de patetismo y comicidad.

23/04/2011. Cobras humanas, Adalberto Albertini, 1971, Italia

El atlético Giorgio Ardisson es un ex-criminal dispuesto a descubrir al asesino de su hermano gemelo, aunque para ello tenga que ir a la misma Kenia, en este demencial combinado de thriller, resabios “gialloesque” y aventuras erótico-exóticas con engaños mil de por medio. En definitiva un subproducto típico de la europroducción de la época, tan desmañado, caradura y simpático como era habitual, solo embellecido por las presencias de un par de actrices tan desaprovechadas como Erika Blanc y Janine Reynaud (en un rol brevísimo) o por el interés que suscita la presencia inquietante  de Fernando Hilbeck como implacable asesino de macilenta presencia. Muy mediocre en cuanto a puesta en escena, fotografía, etc…(tremendo score groovy de Stelvio Cipriani), papeles para intérpretes tan entrañables e identificables como el argentino Alberto de Mendoza, Luis Induni y Luciano Pigozzi. Poco más.

23/04/2011. Crimen para recién casados, Pedro Luis Ramírez, 1959, España

Simpática comedia policiaco-marital sobre la tumultuosa luna de miel entre un periodista obsesionado por resolver todo misterio a su alcance (en este caso un robo de diamantes con asesinato incluido) y su sufrida pareja, quien por cierto es la verdaderamente resolutiva del dúo. Dirigida con cierto gusto, e incluso atmósfera en su clímax, nunca pretende escapar el tono amable o la luminosidad turística pero tanto su rimo trepidante como la brillantez de Fernando Fernán-Gómez y Conchita Velasco (doblada, por desgracia), que componen una deliciosa variante cañí de los clásicos William Powell y Myrna Loy, dan al conjunto la suficiente gracia y frescura.

24/04/2011. Un ángel pasó por Brooklyn, Ladislao Vajda, 1957, Esp-It

Fabula tierna y ejemplar sobre un abogado si entrañas que explota a los habitantes del edifico que administra hasta que termina mágicamente convertido en perro, hechizo que solo revertirá cuando alguien le quiera desinteresadamente. Un prodigio de sensibilidad y elegancia coproducida entre España e Italia y filmada en escenarios naturales con el fin de dotar al conjunto de un aire ambiciosamente americano al cual colaboran de manera definitiva la brillantez de Vajda como director y el magistral trabajo de Ustinov. Acierta al no dotar al perro de voz (ni siquiera en off) y cuenta con una alineación excelsa de característicos escudando al único niño prodigio no tóxico de la historia del cine español, entre los cuales destacan, claro está, el insuperable José Isbert o la todavía hermosa Isabel de Pomés. Un clásico en cuyo guión intervino el fenomenal José Santugini.

25/04/2011. Gunsmoke, Nathan Juran, 1953, USA

Primero de los westerns que filmase Juran para Audie Murphy a principios de los 50 estando ambos en el seno de la Universal.Insignificante pero divertido, ejemplo de optimización de presupuesto y metraje, donde pasan cosas constantemente y la acción nunca decae dentro de lo tópico que resulta todo. Un áspero pistolero termina por hacerse con la propiedad de un rancho acosado por el cacique de turno, lo cual le llevará a emprender un viaje casi imposible y a enfrentarse con un viejo amigo. La sangre no llegará al río y al final todos tan contentos. Juran dirige con energía, Murphy matiza ligeramente su habitual caracterización, lo diálogos son sorprendentemente ingeniosos y el reparto cuenta con habituales de sus producciones como el estólido buenazo Charles Drake o la enérgica morena Susan Cabot, diva con b de singular peripecia vital.

26/04/2011. They made me a fugitive, Alberto Cavalcanti, 1947, Gran Bretaña

Estupendo film negro dirigido por el esquivo Cavalcanti según los patrones habituales del thriller americano de la época pero ya apareciendo rasgos distintivos del cine gangsteril británico, desde la sordidez ambiental, al sadismo, pasando por una galería de tipos impagable. Un ex-piloto dela RAF, estupendo Trevor Howard, se lía con una banda de hampones del mercado negro y terminará huyendo por un crimen que no cometió solo ayudado por la antigua novia del jefe de la banda, un atildado cabrón memorablemente interpretado por Griffith Jones. Sólida en todos sus aspectos, con diálogos cortantes, ritmo frenético y un estilo formal barroco y violento, representa la culminación del “spiv cycle” (las películas sobre las bandas del mercado negro de posguerra) y un clásico a descubrir.

27/04/2011. Hibotan bakuto (Red peony gambler), Kosaku Yamashita, 1968, Japón

Inicio de una de las más populares sagas sobre “mujeres jugadoras/yakuzas” del cine japonés a caballo entre los 60 y los 70. Morosa en cuanto a desarrollo y recatada en cuanto a erotismo se escora principalmente hacia el melodrama pero admite momentos/personajes humorísticos y no deja de ser una realización cuidada (especialmente el uso del color) con momentos notables  y cierta sobriedad formal solo (afortunadamente) rota por detalles de brillante abstracción escenográfica o por hermosas combinaciones de exteriores naturales y reproducciones en estudio. La heroína de rigor, interpretada por la hermosa Junko Fuji, auténtica diva de esta variante del “ninkyo eiga”, desface entuertos dentro de una estructura más o menos episódica mientras busca al asesino de sus padres acompañada de los contados restos de su clan. A su lado papeles de relevancia para el carismático Ken Takakura en su habitual rol de hermético yakuza trágico o para el genial Tomisaburo Wakayama dando rienda suelta  a su gusto por las caracterizaciones extravagantes.

29/04/2011. El piel roja, George Sherman, 1951, USA

Agradable western de aquellos llamados “pro-indios” que surgieron al calor del éxito de “Flecha rota” en 1950 y donde sistemáticamente un honesto aventurero blanco hermanado con los indios se veía impelido a tomar partido en mitad de alguna guerra injusta. Temática en la cual el propio Sherman reincidiría. Tan superficial como suena pero dotada de cierta gracia y apreciable sentido plástico, con buenas interpretaciones a cargo de un heroico Van Heflin enfrentándose, con su solidez acostumbrada, al sadismo de Alex Nicol como vesánico teniente del ejercito. Entre ambos la sensualidad de Yvonne de Carlo, el toque exótico de la reivindicable Susan Cabot como joven india e incluso un minúsculo papel para Rock Hudson.

30/04/2011. Dos hombres en Manhattan, Jean-Pierre Melville, 1959, Francia.

Un film del cual Melville renegó y que emerge hoy como una pieza insólita, que sin estar plenamente lograda, desborda sofisticación, ironía y estilización. Rasgos diferentes como el rodaje callejero o su puntual desmañamiento formal se equilibran con una melancolía estremecedora, sustanciada en un final memorable y en una banda sonora antológica. La historia se centra en un dúo de periodistas, el propio director como experimentado corresponsal y un excelente Pierre Grasset como fotógrafo de dudosa moral, a la búsqueda de un miembro dela ONUy antiguo héroe dela Resistenciadurante un solo día, o más bien una larga noche jazzistica, en base a las pistas que van desvelando su serie de amantes. Elegante y sórdida, cínica e ingenua, con cierto bienvenido gusto a novela barata y esa cadencia melancólica indisociable de su autor.

Anuncios